¿Qué dijo Amoedo en el inicio del juicio?

El móvil de Pato a la Mañana anticipó que el acusado explicó que era la primera vez que se drogaba, pidió disculpas y afirmó que no tiene ganas de vivir.
El móvil de Pato a la Mañana anticipó que el acusado explicó que era la primera vez que se drogaba, pidió disculpas y afirmó que no tiene ganas de vivir.

.Al cumplirse un año de la tragedia de Circunvalación inició el juicio contra Alan Amoedo, único acusado de causarle la muerte a Sol Vignolo y Agustín Burgos, además de causarle lesiones gravísimas a Fernanda Guardia.

El joven está imputado por los delitos de homicidio culposo y lesiones culposas graves. Francisco Centeno indicó en al móvil de Pato a la Mañana, que si la acusación cambia a homicidio simple podría tener una pena de 8 años que puede llegar a los 25 años.

La delación de Amoedo hasta ahora

El joven se mostró muy consternado y explicó las razones por las que estaba alcoholizado y drogado al momento del siniestro. "Cuatro días antes del accidente consumí cocaína por primera vez. Estaba mal porque me había separado y por eso probé cocaína. No tomaba para emborracharme porque trabajaba al otro día. Temprano cortaba", dijo Amoedo. Y remarcó: "Nunca tuve problemas con la justicia".

"Desde ese día estuve mal. Sentía vergüenza y culpa. Sentía que había fallado por hacer eso. Desde esa vez no volví a consumir. No volvería a tomar alcohol. No es necesario. No lo necesito. No quiero volver a pasar por esto. Me siento mal. Me quiero morir. No quiero vivir", lamentó Amoedo.

"Daría mi vida por los que murieron. Si pudiese hacer algo para calmar ese dolor lo haría. Daría una recompensación económica. Mi abuela se ofreció a vender la casa. Ofrecimos dos millones de pesos por cada víctima", expresó Amoedo sobre resarcir a las víctimas. Actualmente el acusado vive en Dean Funes con su mamá, abuela y hermano de 14 años.

Sobre la escena del crimen manifestó: "Yo venía por mi carril a 80 kilómetros cuando siento un impacto que me hace desviar y no pude evitar maniobrar. No pude evitar. Me explota el airbag. Yo pregunté si estaban bien al momento del accidente. No recuerdo si respondieron. No es normal que declaren en este momento".

Amoedo se mostró arrepentido: "Si me tengo que arrodillar me arrodilló. Yo le pido disculpas de la forma que sea. Entiendo su dolor. Para que entiendan que no soy un asesino. Fue un accidente. Jamás haría algo de esto. Me pondría en el lugar de víctima".

Además el acusado relató como recibe las criticas de la gente por lo sucedido. "Ellos dicen que yo estoy en Córdoba y yo estoy en Dean Funes" "Ellos me insultan o agreden por las redes sociales. Amenazaron a mi abuela y mi mamá de muerte. Ellos no tienen nada que ver". Entre lágrimas, Amoedo dijo "No tengo ganas de manejar. No quiero subirme a un auto. No tengo ganas de vivir".