Conducía borracho y mató a dos jóvenes: no irá a la cárcel

La condena al conductor se conoció en las últimas horas. La pena sería de tres años por homicidio culposo agravado por el resultado.

Pero el cumplimiento de la pena será condicional. Jorge Daniel Carnero (30) no irá a la cárcel, según lo dispuso el juez Guillermo Rabino.

El fiscal de cámara, José Argüello, había requerido durante su alegato que el victimario recibiera una condena de cárcel efectiva por tres años y seis meses, sumado a siete años de inhabilitación para volver a manejar un vehículo.
Las víctimas fatales fueron los primos Brian Varas y Jonathan Tissera, ambos de 19 años.

Más de cuatro años y medio después, y tras un largo y extenuante derrotero judicial, se hizo el juicio.

Originariamente, el fiscal Argüello pidió tres años y seis meses de cárcel efectiva. La parte querellante, representante de las víctimas, exigió cuatro años. Sin embargo, el juez Rabino dispuso finalmente la condena de tres años de prisión condicional.

"No esperábamos esto, sigue la Justicia apoyando a los asesinos. Entonces esto no va a cambiar”, dijo Rubén Varas, padre de Brian.

Primos que no llegaron a casa

El hecho en sí sucedió en la madrugada del 13 de agosto de 2013 sobre la ruta nacional 19, en la ciudad de San Francisco, en el tramo que se llama avenida Fulvio Pagani.

Los muchachos Varas y Tissera volvían a sus casas después divertirse la noche anterior. Los jóvenes iban a cruzar la ruta, se bajaron del cordón y se pararon sobre la senda peatonal. Miraron para un lado y, como no pasaba ningún auto, empezaron a cruzar, pero por la mano contraria circulaba un Toyota Corolla, conducido por Carnero.

Ambos jóvenes fueron atropellados, terminaron cayendo a varios metros de distancia y murieron.

Para completar una secuencia dramática, justo desde atrás pasaba un camión de gran porte que terminó por pisar a las víctimas.

Una cámara de filmación registró el trágico siniestro y fue clave para entender cómo habían sucedido los hechos.

La investigación responsabilizó en un todo al automovilista, tanto por la mecánica del episodio como porque circulaba a "velocidad excesiva” (iba a 71 kilómetros por hora cuando la máxima es 60) y conducía con un elevado índice de alcohol en sangre. Carnero llegó a estar detenido algunos días.

El camionero fue sobreseído porque no tuvo responsabilidad alguna con el drama vial.

Fuente: La Voz del Interior