Una adolescente chilena pide por su eutanasia

Paula Díaz Ahumada padece desde hace cuatro años una enfermedad que los médicos no han podido diagnosticar y permanece postrada en una cama.

Hace cinco años que Paula lidia con dolores por una enfermedad degenerativa irreversible en su cuerpo, pide la muerte digna para poder descansar.

"Sólo pido descanso, le suplico que me dé la eutanasia, no soporto mi cuerpo", dice Paula Díaz Ahumada en un desgarrador video en el que la muestra postrada en la cama.

“No tengo descanso ni de día ni de noche, le suplico con toda mi fuerza que me venga a ver porque ya no puedo esperar más, no comprendo, no puedo comprender, si hemos hecho de todo y sigo luchando para que ella me escuche", reclama.
Su padecimiento comenzó con persistentes dolores de cabeza en 2013 y luego dolores corporales e insensibilidad de las articulaciones.

Paula afirma que su cuerpo está desgarrado, no puede abrazar a su mamá porque siente que la quema y tampoco puede abrir los ojos porque la luz le molesta.

Los médicos asociaron los síntomas con una tos convulsa. Enc cambio, desde la familia aseguran que cayó hospitalizada al poco tiempo de recibir una vacuna trivírica que cubre tres tipos de enfermedades: difteria, tétanos y tos convulsa. Tienen la teoría de que un virus de la vacuna se alojó en su médula, provocando su actual condición.

La joven perdió la movilidad, la sensibilidad en algunas partes y en otras siente muchísimo dolor, que prácticamente no le permiten dormir.

En Chile como en la mayoría de los países de América Latina está prohibida la eutanasia. Holanda, la legalizó en 2001, cuando permitió el suicidio asistido por médicos en caso de que los pacientes así lo deseen y sufran dolores insoportables sin esperanza alguna de cura. En tanto que, también está autorizada en Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia.

El caso abrió un debate en Chile y el 68% de los ciudadanos se manifestaron a favor de la eutanasia, informó el portal MinutoUno.