Trump, sobre Soleimani: "Debería haber sido eliminado hace muchos años"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hoy que "Irán nunca ganó una guerra, pero jamás perdió una negociación", horas después de que las fuerzas estadounidenses mataran a un importante comandante iraní en Bagdad. "El general Qassem Soleimani ha asesinado o herido gravemente a estadounidenses en un período extendido de tiempo, y estaba planeando matar a muchos más... ¡pero fue atrapado!", escribió en su cuenta de Twitter, su red social predilecta para comunicarse. Y siguió: "Fue directa e indirectamente responsable por la muerte de millones de personas, incluyendo el reciente gran número de manifestantes asesinados en el mismo Irán. Si bien Irán nunca lo admitirá, Soleimani era odiado y temido dentro del país. No están tan tristes como los líderes le harán creer al resto del mundo", analizó. Y cerró: "¡Debería haber sido eliminado hace muchos años!".

Trump agregó que los Estados Unidos contruyeron con "miles de millones de dólares por año, durante muchos años". Además, criticó el control que Irán tendría sobre Iráq. "La gente de Iraq no está contento con eso", escribió el mandatario norteamericano.

Se trata del segundo y del tercer mensaje que publica Trump en Twitter tras el ataque; el primero fue una bandera estadounidense de gran tamaño que dejó fijada al comienzo del 'time line' de su cuenta. En el ataque de anoche murieron el comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraníes, Qasem Soleimani, y el vicepresidente de las milicias chiitas iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes.

Según la Casa Blanca, Trump había autorizado el jueves por la mañana la operación, que ocurrió en medio de la escalada de tensión entre Washington y Bagdad después de que seguidores y miembros de Multitud Popular asaltaran la embajada estadounidense en Irak el 31 de diciembre. El gobierno afirmó que, a instancias del presidente, "el Ejército estadounidese tomó acciones decisivas para proteger al personal norteamericano en el exterior matando a Qasem Soleimani, el líder de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní, una organización terrorista calificada así por los Estados Unidos".

El general Soleimani era el encargado de las operaciones fuera de Irán de los Guardianes de la Revolución y ha estado presente sobre el terreno en Siria y en Irak, supervisando a las milicias respaldadas por Teherán en ambos países árabes.