Por la pandemia podrían cerrar 3 de cada 10 museos del mundo

Los confinamientos y las restricciones afectaron al mundo del arte, debido a que la mayor parte de los grandes museos del mundo vive en un 70-90% de sus visitantes extranjeros.
Los confinamientos y las restricciones afectaron al mundo del arte, debido a que la mayor parte de los grandes museos del mundo vive en un 70-90% de sus visitantes extranjeros.

El mundo del arte fue uno de los más afectados por la pandemia del coronavirus. Según Peter Keller, director del Consejo Internacional de los Museos (ONG fundada en 1946, cuenta con 45.000 miembros en 138 países) entre un 6 y un 30% de los museos deberán cerrar sus puertas como consecuencia de las restricciones y los confinamientos de este último año y medio. Es que la mayor parte de los grandes museos del mundo vive en un 70-90% de sus visitantes extranjeros, esos mismos que tienen los viajes prohibidos o condicionados. 

Cabe destacar que el mundo del arte fue uno de los más afectados por la pandemia del coronavirus. Según Peter Keller, director del Consejo Internacional de los Museos (ONG fundada en 1946, cuenta con 45.000 miembros en 138 países) entre un 6 y un 30% de museos deberán cerrar sus puertas como consecuencia de las restricciones y los confinamientos de este último año y medio. Es que la mayor parte de los grandes museos del mundo vive en un 70-90% de sus visitantes extranjeros, quienes se ven restringidos de viajar como consecuencia de las medidas sanitarias impuestas a nivel mundial. 

Por la pandemia podrían cerrar 3 de cada 10 museos del mundo • Canal C

En el caso (por ejemplo) de los museos norteamericanos, tanto leyes y estatutos permiten vender obras de su colección, lo que por otra parte distorsionará un mercado ya difícil de comprender, mientras que las colecciones, allí donde son inalienables, servirán por su parte para multiplicar muestras introspectivas y por lo tanto más económicas.

Los conservadores de museos hablan de “muestras más modestas” o bien “más locales”. Eso de local suena positivo en casi todos los sectores, aunque hay economistas de la cultura, como Françoise Benhamou, que desconfían y piden que “más local no signifique menor calidad”.