Medidas para garantizar rentabilidad de los depósitos

Esta resolución, dirigida a las entidades financieras y dispuesta a través de la comunicación 7018, incluye tanto a las "empresas como a las personas y los productores agropecuarios que liquiden cosecha", según explicaron voceros de la entidad. Se resolvió "subir la tasa de interés por los plazos fijos Badlar y TM-20 (estaban entre 18% y 20%) que pasa a 26,6% de tasa nominal anual (TNA), que es el equivalente a 70% de la tasa Leliq".

Esa tasa regía para personas humanas hasta $4 millones y ahora se extiende a todos los plazos fijos, es decir, que cualquier plazo fijo pasa a tener esa rentabilidad de 26,6% TNA.

"Significa una tasa efectiva mensual de 2,22% (supera por 0,7 puntos a la inflación de abril y está por encima de cualquier proyección de inflación privada) y una tasa efectiva anual (TEA) de 30,10%", indicaron.

Además, se generó un incentivo a los bancos para que salgan a capturar depósitos DIVA (Depósito Interés Variable) ligados a la cotización de cereales y oleaginosas. "Es para atraer a los productores que liquidaron cosecha desde noviembre y que van a poder hacer estas colocaciones. Estos depósitos acompañan la evolución del precio de la soja", aclararon desde el Banco Central. De esta manera, cualquier depósito en el sistema financiero tiene rentabilidad positiva y la garantía de que mantienen el valor de la cosecha para los productores que liquiden la garantía.

Se resolvió permitir depósitos de cheques por ventanilla, con el objetivo de facilitar la gestión de empresas que deben depositar cantidades importantes.