El “Potro” será eterno en el Gigante