fbpx
Más Noticias

¿Cómo deberá ser el protocolo de los balnearios?

El COE adoptó el protocolo para esos lugares elaborado por el Ministerio de Turismo de la Nación para aplicarlo en la provincia.

Ante el nuevo escenario que dispone esta emergencia sanitaria global y su impacto económico y social en la actividad turística, el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, en conjunto con la Cámara Argentina de Turismo (CAT), el Instituto de Calidad Turística Argentina (ICTA), y las provincias, a través del Consejo Federal de Turismo (CFT), han elaborado el documento “Protocolo COVID-19 para Balnearios”.

Las pautas contenidas en el presente protocolo, que siguen las recomenda- ciones establecidas por el Ministerio de Salud de la Nación, ofrecen diver- sas medidas y acciones específicas para hacer frente a la situación actual y ayudar a la recuperación de la actividad. Su principal objetivo es resguardar la salud y bienestar de trabajadores, trabajadoras y turistas.

Consideraciones previas

  • Las zonas donde no se puedan implementar los protocolos ni mantener el distanciamiento o la higiene requerida, no serán habilitadas al público.
  • Establecer y señalizar un cupo máximo por grupo y servicio, de acuerdo con los riesgos identificados y el distanciamiento social obligatorio.
  • La capacidad máxima de una instalación se calculará en función de los metros cuadrados disponibles, considerando las áreas de circulación libre, la capacidad de las instalaciones, las filas de espera, y las áreas de uso público. No se tendrán en cuenta las capacidades de los espacios que por razones operativas deban permanecer cerradas o no sean accesibles según la situación epidemiológica y normativa local vigente.
  • Considerar los espacios que deberán estar disponibles en las instalaciones al aire libre, para poner a resguardo a los visitantes en caso de una inclemencia climática.
  • La capacidad de cada establecimiento deberá siempre respetar las normas sanitarias vigentes y las respectivas autorizaciones de cada jurisdicción.
  • Para mantener el distanciamiento interpersonal establecido, se sugiere realizar marcas en pisos y servicios ofrecidos, e instalar cartelería para garantizar que los visitantes respeten el distanciamiento durante toda la prestación.
  • En los balnearios que dispongan de casilleros de uso público, se sugiere cerrar o rotar algunas secciones de casilleros para garantizar el distancia
  • Identificar los riesgos existentes en las diversas áreas del balneario, a los fines de planificar la prestación del servicio dentro de un contexto controlado.
  • Evitar espacios reducidos y con aforos limitados.
  • Fomentar el pago de los servicios en línea y el uso de pago electrónico, con la finalidad de reducir al mínimo el manejo de dinero en efectivo en el balneario.
  • Evitar el agrupamiento de personas en los puntos críticos, como oficinas de administración y/o recepción, locales de venta, restaurantes, sanitarios y estacionamientos, entre otros
  • Si hay bebederos comunitarios en el balneario, inhabilitar los mismos para reducir los riesgos de contagio. Reemplazarlos por puntos de hidratación con dispensadores.
  • Definir y comunicar políticas de cancelación y reprogramación de acuerdo con la fase y la normativa local vigente.
  • Si resulta difícil mantener el distanciamiento social mínimo requerido, se deberán extremar las medidas de protección personal (tapabocas, protector facial, alcohol en gel, entre otros).
  • Si el balneario dispone de estacionamiento propio, se aconseja dejar libre un módulo de estacionamiento entre autos, para evitar la congestión de personas en la zona al momento de ascenso y descenso.

Fuente: La Voz del interior

 

Leer también: Se concretó la fusión entre Aerolíneas Argentinas y Austral

Ver más

Artículos Relacionados

Close
Close