Regulan por ley el trabajo de enfermería en Córdoba

La Legislatura aprobó la normativa que establece sus obligaciones y derechos, y determina las actividades y funciones permitidas.
La Legislatura aprobó la normativa que establece sus obligaciones y derechos, y determina las actividades y funciones permitidas.

El pasado miércoles todos los miembros de la Legislatura Unicameral dieron su aprobación a la ley que regulará el ejercicio de la enfermería en todo el territorio provincial. El objetivo principal de la normativa es “garantizar un sistema integral, permanente, eficiente, calificado y con perspectiva de género del ejercicio de la enfermería”. Además, se reconoce y definen dos niveles en la práctica de la disciplina: Profesional y Auxiliar de Enfermería, siempre que se acrediten títulos habilitantes o certificados reconocidos por las autoridades sanitarias de la Nación o la Provincia, según corresponda.

El legislador Diego Hak, autor del proyecto, expresó ante el pleno: “Esta ley de ejercicio profesional es fundamental para ordenar, regular, delimitar el ejercicio de la enfermería, para resguardar sus derechos profesionales”, al tiempo que dijo que “establece claramente sus obligaciones y combate la práctica ilegal”. Señaló el legislador que se trata de temas que fueron debidamente debatidos por las enfermeras y los enfermeros de Córdoba, y que “esta ley pone blanco sobre negro”.

Leer más: La Corte Suprema tiene a Horacio Rosatti como nuevo presidente

La norma establece las obligaciones y los derechos que alcanzan a estos agentes del sistema de salud, al tiempo que determina las actividades y funciones permitidas. De esta manera, para el ejercicio de la enfermería en cualquiera de sus niveles será necesario estar inscripto en el Registro de Matriculados en Enfermería del Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba, la autoridad de aplicación designada a tal efecto.

Con el propósito de jerarquizar esta práctica, el Ministerio también “promoverá la profesionalización de los auxiliares de enfermería que actualmente son parte integrante del sistema de salud, tanto en el ámbito público como privado”. Así, las personas que actualmente ejercen la actividad en el nivel auxiliar dispondrán de un lapso de cinco años para obtener su título profesional.