Juico por Blas Correas: ¿El conflicto de tránsito desencadenó el asesinato?

Hoy se desarrolla la novena audiencia en la que declararán dos motociclistas que cruzaron a los adolescentes previo a la balacera.
Hoy se desarrolla la novena audiencia en la que declararán dos motociclistas que cruzaron a los adolescentes previo a la balacera.

En la novena audiencia del juicio por el crimen del joven Valentino Blas Correas, el tribunal técnico de la Cámara 8° del Crimen y los miembros del jurado popular escuchan este jueves los testimonios de Jorge Román Bazán y Leandro Ezequiel Maldonado.

Se trata de dos muchachos que se movilizaban en una motocicleta y que, según consta en la causa, habrían tenido un altercado de tránsito con Blas y sus cuatro amigos cuando se movilizaban en el Fiat Argo blanco, previo al asesinato. Cabe recordar que hay 13 policías imputados con distintas responsabilidades

¿El conflicto de tránsito desencadenó el asesinato?

Se considera que ese incidente fue el origen de lo que después ocurrió, ya que los motociclistas habían pateado uno de los espejos del auto y, como los chicos entendieron que le querían robar, rápidamente se alejan de esa zona. Bazán y Maldonado fueron quienes pararon en un control policial y notifican a dos efectivos que el Fiat Argo blanco estaba haciendo “conducción peligrosa”.

Sin embargo, por frecuencia radial policial, se alertó a todos los puestos de controles que un motociclista había dicho que “le habían querido robar unos sujetos en un auto”, haciendo referencia al Fiat Argo y tergiversando lo que habían denunciado Bazán y Maldonado, lo que derivó en los balazos en el control policial más cercano al lugar del incidente.

También fue citado a declarar Erick Pablo Rosell Pezo, quien había aportado datos a la policía sobre el recorrido que estaba haciendo el Fiat Argo tras esquivar el puesto de control. Leonardo Martínez y Rodrigo Toloza, dos de los imputados, habían declarado que Rosell Pezo también le dijo que por Av. Vélez Sarsfield, a la altura de la Plaza de las Américas, vio que el auto pasó a alta velocidad y “descarta (tira) algo”, pero el testigo luego negó haber manifestado esos dichos.

De la investigación surge que esa “afirmación falsa” pretendía favorecer la situación procesal de los imputados Gómez y Alarcón, los que dispararon al automóvil con los chicos, plantando un arma como “coartada que justificara el accionar policial”, sostiene el requerimiento de elevación a juicio.

Leer más: Blas Correas: la policía que plantó el arma incumple la prisión domiciliaria