Intendentes de Villa Allende y Mendiolaza piden reveer las medidas sanitarias

Los intendentes Eduardo Romero, de Villa Allende, y Daniel Salibi, de Mendiolaza, elevaron diferentes peticiones a las autoridades provinciales y nacionales.

Por un lado, se difundió un video de Salibi donde le solicita al presidente Alberto Fernández que permita las reuniones familiares. En esa línea, expresa: "He hecho una solicitud al señor Presidente de la Nación (Alberto Fernández) para que revea la posibilidad de que el próximo domingo, día de la madre, se pueda flexibilizar y dar la posibilidad de que cada uno pueda juntarse con su mamá".

El administrador municipal dijo estar convencido de que los familiares se van a cuidar en medio de la pandemia por coronavirus, y que es muy importante el contacto con los seres queridos en el difícil momento social que se está viviendo.

Por otro lado, el intendente Eduardo Romero, de Villa Allende, envió una carta a Juan Schiaretti pidiendo que se atienda a los reclamos de algunos sectores comerciales de su ciudad y que se les permita volver a trabajar. "La situación de los comercios gastronómicos es desesperante y no da para más, es asfixiante", afirmó el mandatario.

"Esta mañana elevamos una nota al Gobernador, al Ministro (de Gobierno) Facundo Torres y al titular del COE, Juan Ledesma, para que por favor revean la situación de cierres y restricciones a nuestros comercios gastronómicos, los gimnasios y los jardines maternales", señaló Romero que busca que las autoridades den marcha atrás con las disposiciones que comenzaron a regir en todo el departamento Colón desde el lunes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Esta mañana elevamos una nota al Gobernador @jschiaretti, al Ministro @facundotorreslima y al titular del COE, Juan Ledesma, para que por favor revean la situación de cierres y restricciones a nuestros comercios gastronómicos, los gimnasios y los jardines maternales. También nos reunimos con algunos comerciantes del sector de la gastronomía, que manifestaron su enojo y su reclamo por las pérdidas económicas que vienen sufriendo desde hace seis meses y en particular por el decreto provincial de cierre por 14 días. La situación sanitaria en Villa Allende está controlada y sabemos que los contagios son mínimos en esos lugares, los comerciantes respetan a rajatabla los protocolos y entre todos hemos aprendido en estos meses a convivir con el virus, cuidándonos y cuidando a los demás. Mi prioridad es y ha sido siempre tener equilibrio entre la salud y la economía, es por eso que hoy me atrevo a pedir por una situación que no da más. Actualmente, más de trescientas familias viven directa o indirectamente de la gastronomía, que forma parte de los 1800 comercios que hoy tiene Villa Allende, y que desde hace meses vienen sufriendo pérdidas en lo económico debido a las medidas restrictivas por la pandemia. En cuanto a los gimnasios, la cantidad de familias es similar, con más de veinte que viven de ese sector. Más de sesenta viven de los jardines maternales, que además deberían funcionar para contener la situación mental de cientos de niños y niñas de Villa Allende. Pedimos que esa situación sea tenida en cuenta y que lleguemos a una solución conjunta que permita a nuestros comerciantes trabajar ya no para el progreso, sino para la subsistencia. La salida que proponemos incluye que esos sectores puedan trabajar con capacidad reducida y/o en los patios al aire libre, con distanciamiento social y barbijo obligatorio. Además, en representación de ellos también pedimos ayudas a todos los sectores comerciales, planes de pago y/o financieros para afrontar los costos de las medidas que los comercios vienen sufriendo hace meses.

Una publicación compartida de Eduardo Gato Romero (@eduardogatoromero) el