Estados Unidos: Qué pasa si hay empate electoral entre los candidatos

Donald Trump busca la reelección este martes en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, mientras que Joe Biden intentará arrebatarle el poder en una contienda que ha estado marcada por la pandemia de coronavirus. Las últimas encuestas nacionales marcaron una diferencia de entre seis y siete puntos a favor del demócrata. Pese a esto, el presidente republicano se mostró confiado en permanecer en la Casa Blanca.

Para ganar la carrera presidencial los candidatos no necesitan de la mayoría del voto popular. De hecho, en 2016 Hillary Clinton consiguió casi tres millones de votos más que Trump. Sin embargo, el republicano se impuso en todos los estados bisagra o “swing states”, que en la jornada de hoy prometen volver a ser muy reñidos.

Es que el presidente de Estados Unidos no es elegido de forma directa. Los votantes eligen a los 538 miembros del Colegio Electoral, que son los encargados de elegir al jefe de Estado. El candidato necesita al menos 270 de esos electores para ganar la elección. Cada estado tiene asignado un número fijo de electores, proporcional a su población, y a los congresistas y senadores que envía al Congreso. California es el que más tiene, con 55. Le siguen Texas, con 38, y Nueva York y Florida, ambos con 29. En la otra cara de la moneda están Alaska, Delaware, Montana, Dakota del Sur, Dakota del Norte, Wyoming y Vermont, que sólo contribuyen con tres electores.

Este sistema indirecto, que difiere al de muchas democracias del mundo, en cada elección despierta un curioso interrogante: ¿Podrían terminar empatados con 269 electores cada uno? Aunque es poco probable, la respuesta es sí.

En 1804 el Congreso norteamericano aprobó la 12ª Enmienda Constitucional, que establece los pasos a seguir en caso de empate.