fbpx
CoronavirusCultura y EntretenimientoMás Noticias

El Jazz de duelo: dos grandes músicos fallecieron por Coronavirus

Se trata de Ellis Marsalis, legendario pianista y docente musical y el virtuoso trompetista Wallace Roney, el principal heredero del sonido de la figura mítica de Miles Davis.

Esta semana, dos notables figuras del jazz a nivel internacional fallecieron por causa del coronavirus.

Se trata de Ellis Marsalis, legendario pianista y docente musical (padre de otros dos grandes músicos Wynton y Branford), y del virtuoso trompetista Wallace Roney, el principal heredero del sonido de la figura mítica de Miles Davis.

Ellis Marsalis, tenía 84 años, y además de su calidad musical y de haber impulsado y apuntalado a dos notables figuras del jazz actual como sus hijos Wynton (trompetista) y Branford (saxofonista), cumplió un destacadísimo rol como docente musical.

Era un auténtico patriarca del género nacido en Nueva Orleans, la cuna del jazz. Como buena parte de su carrera estuvo ligada a su ciudad natal, su nombre y su figura musical no trascendieron mayormente, hasta que labor artística de sus hijos alcanzó la consideración de la crítica y la consecuente proyección global. Tal es la envergadura de Marsalis como docente que fue responsable de parte de la formación musical de notables figuras actuales del jazz, como los trompetistas Nicholas Payton y Terence Blanchard, los saxofonistas Donald Harrison y Victor Goines y el cantante Harry Connick Jr.

Este miércoles, también falleció víctima del COVID 19, el virtuoso trompetista Wallace Rooney (59 años), señalado hace tiempo como el principal heredero del sonido de la trompeta de Miles Davis.

Eso era tan así que, en la primera década de este siglo, Roney giró por el mundo al frente del mítico quinteto de Miles Davis, en un tributo mundial que lo trajo también a nuestro país, para un concierto en el teatro Gran Rex de Buenos Aires.

En 1983, Davis quedó impactado con las habilidades musicales de Roney, tras verlo en un concierto en el neoyorquino Radio City Music Hall y lo invitó a su residencia de Manhattan al día siguiente. A partir de ahí, forjaron un sólido vínculo artístico y de amistad, llegando a tocar juntos en 1991, en el Montreux Jazz Festival, meses antes del fallecimiento de Davis.

En octubre de 2011, este cronista fue testigo del combo de estrellas de la escena del jazz contemporáneo a cuyo frente llegó Roney, para tocar en otro tributo a Miles Davis, en el Festival Internacional de Jazz de San Luis, en una memorable actuación única en el país, junto a leyendas vivas como el saxofonista tenor George Garzone, el pianista Cyrus Chestnut y el contrabajista Rufus Reid, entre otros.

Roney era una figura destacada del movimiento denominado Young Lions (Leones Jóvenes), un grupo de jóvenes músicos dedicados a intentar realinear el sonido del jazz con la música de mediados del siglo XX. De todas formas, su música nacía desde las vertientes del jazz más popular para deslizarse hacia el funk, el hip hop o la música afrocaribeña.

En ambos casos, dos pérdidas del mundo del jazz, en manos del COVID- 19.

Ver más

Artículos Relacionados

Close
Close