Alemania tiene sus hospitales colapsados por Coronavirus

El gran aumento de casos por la enfermedad llevo la capacidad de los centros de salud al límite. Temen tener que elegir a quien salvar.
El gran aumento de casos por la enfermedad llevo la capacidad de los centros de salud al límite. Temen tener que elegir a quien salvar.

El rápido incremento del número de los contagios por Coronavirus en Alemania llegó al punto de que muchos hospitales alcanzaron su límite de capacidad por falta de camas de terapia intensiva y también del personal médico y de enfermería necesario.

Eso se desprende del llamado Registro de Cuidados Intensivos DIVI, gestionado por la Asociación Interdisciplinaria Alemana de Cuidados Intensivos y Medicina de Emergencia (DIVI) junto con el Instituto Robert Koch (RKI): hay 19.373 camas de terapia intensiva en los más de 1.200 hospitales de Alemania, pero solo unas 7.145 tienen un nivel de cuidados alto, es decir, solo en esas camas se puede dar a los pacientes ventilación invasiva.

En las últimas 24 horas, el país europeo registro 67.000 casos positivos de los cuales 292 pacientes ingresaron en las unidades de cuidados intensivos, dejando solo 1.757 camas disponibles en toda Alemania. Además se notificaron 335 muertes por el virus. En algunas regiones como Baviera, Turingia y Sajonia, donde las cifras de infección son especialmente altas, el nivel de ocupación de camas es mucho mayor.

Según el presidente de la Asociación Médica de Sajonia, Erik Bodendieck, las unidades de cuidados intensivos corren el riesgo de quedar saturadas en los próximos días entrado en una situación de Traje. Esto significa que se debe dar preferencia a los que tienen más posibilidades de éxito en el tratamiento. Los no vacunados tendrían las peores posibilidades de sobrevivir.

En Alemania no existe una ley de triaje que regule explícitamente cómo deben decidir los médicos sobre la vida y la muerte en situaciones de emergencia. Recientemente, siete sociedades médicas elaboraron las correspondientes recomendaciones de actuación para el triaje en tiempos del coronavirus y su objetivo es facilitar la toma de decisiones y establecer normas éticas uniformes en la medida de lo posible.

A la hora de la verdad, los médicos tienen que decidir únicamente en función de las perspectivas de éxito clínico. Los factores decisivos son el estado de salud general, la gravedad de la enfermedad, el nivel de oxígeno en la sangre o si el paciente tiene enfermedades preexistentes, como una enfermedad renal avanzada o un cáncer o una insuficiencia cardíaca pronunciada.