Sin De la Sota, ¿cómo sigue?