Mariano Martínez y el presente de la Academia