Efectivos de la Federal viajan a Belice a buscar a Samid

El empresario Alberto Samid fue detenido hoy por Interpol en Belice, informó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien adelantó que efectivos de la Policía Federal viajarán a su encuentro para trasladarlo de vuelta a la Argentina, si es que las autoridades de esa nación caribeña deciden expulsarlo del país. "En Belice, fue detenido por Interpol, Alberto Samid. Nuestra política es clara y transparente. Quienes tienen deudas con la Justicia, deben presentarse. Y nuestra política de colaboración internacional, nos permite al instante saber dónde están", informó la ministra de Seguridad en su cuenta de Twitter, y luego ante otros medios de prensa.

Samid, el llamado "Rey de la Carne", había sido declarado ayer prófugo de la Justicia, por lo se que libró, a través de Interpol, una orden de captura internacional en la que se advertía que se trataba de un sujeto "violento", pese a su "avanzada edad". Samid debe comparecer ante el Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE), en un proceso oral y público, con eje en una causa iniciada hace 23 años, por presunta evasión fiscal y asociación ilícita.

Dos efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) viajarán esta noche a Belice para que, en caso de que se resuelva la expulsión de ese país del detenido empresario de la carne pueda ser traído rápidamente al país, apuntó Bullrich. Por su parte, el jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, Gerardo Milman, confió que Samid "podría ser expulsado" de Belice, que no tiene tratado de extradición con la Argentina. Fuentes del Ministerio de Seguridad precisaron que el empresario de la carne salió ilegalmente del país hacia Paraguay, desde donde se haría trasladado a Panamá, para recalar finalmente en Belice; después lo corroboraría la propia Bullrich.

"El buscado formaba parte de la cúpula de una organización delictiva, siendo Samid uno de los elementos más preponderantes de esa asociación Ilícita, que por intermedio de varios frigoríficos destinados a la venta de alimentos vacunos, y luego de la venta de los mismos, dicha organización retenía los impuestos que debían ser aportados a las arcas del Estado Nacional", explicaba la circular de Interpol.