Triunfo agónico de la T que invita a soñar