FMI: Fernández pidió reformular el sistema mundial

"Hoy la arquitectura financiera internacional no acompaña a la economía real y mucho menos a la justicia social", manifestó el presidente.
"Hoy la arquitectura financiera internacional no acompaña a la economía real y mucho menos a la justicia social", manifestó el presidente.

El presidente Alberto Fernández se refirió este martes a la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y demandó que las deudas con los organismos crediticios "no condicionen los procesos de crecimiento" de los países. 

Así se pronunció el mandatario al participar del "Foro Mundial para una Recuperación Centrada en el Ser Humano de la crisis del Covid-19", organizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ocasión en la que aseguró que tiene como preocupación central "reparar las injusticias de este mundo globalizado".

El jefe de Estado hizo mención al proceso de negociación de la deuda que viene coordinando junto al FMI y demandó que los créditos internacionales "no condicionen los procesos de crecimiento" en los países. 

"Resulta imprescindible que los créditos internacionales no condicionen los procesos de desarrollo en crecimiento, equidad y justicia social", expresó. 

"En la negociación con el FMI hemos preservado los derechos de los trabajadores y de los grupos más vulnerables", explicó de cara a sus pares. 

Y sumó: "Pero también al capital productivo, estableciendo las condiciones para una estabilidad financiera que propicie la tranquilidad de los negocios y las inversiones necesarias para crecer".

En la misma línea, Alberto Fernández sostuvo la necesidad de abordar la discusión de la deuda y el crecimiento económico con "justicia social y la arquitectura de los órganos financieros internacionales", en la que participen los actores del mundo del trabajo de la economía real.

Para el Presidente, los escenarios de "injusticia social" se configuran producto de la "evolución propia de la vida moderna", al avance de la tecnología, al cambio climático y a "las deslocalizaciones empresarias producto de la globalización", en consonancia con la presencia de un Estado ausente.

"Las distintas formas de desigualdades fueron exacerbadas con la pandemia hasta convertirse en una verdadera ''nueva cuestión social'' que hoy nos exige, presurosos, la búsqueda de alternativas que protejan y dignifiquen a las personas excluidas y más vulnerables", declaró el mandatario durante su discurso, brindado de manera virtual.

El jefe de Estado manifestó que el cambio de escenario depende del trabajo en coordinación de los organismos multilaterales que participan de la OIT y pidió poner en pie un Acelerador Mundial del Empleo y la Protección Social para avanzar en "una transición justa".

"Esta iniciativa apunta a la creación de, al menos, 400 millones de nuevos puestos de trabajo, principalmente en las economías verdes y de los cuidados, a ampliar los pisos de protección social al 50% de las personas que carecen de ellos y extender la acción climática para el empleo a efectos de acelerar el progreso hacia una economía mundial neutra en carbono", describió.

Y, retomando al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, continuó: "Hoy la arquitectura financiera internacional es la que marca los desequilibrios y no acompaña a la economía real y mucho menos a la justicia social". 

"El secretario en su intervención nos habla de la necesidad de la reforma de las finanzas globales, sosteniendo que el sistema financiero mundial está moralmente en quiebra, que favorece a los ricos y castiga a los pobres. Tiene razón", remarcó, para luego agregar: "Estos desequilibrios son una característica del sistema financiero mundial".

Por otro lado, el jefe de Estado propuso que la OIT lleve a cabo una iniciativa internacional que asegure el acceso universal a las vacunas contra el Covid 19 y los tratamientos para combatir el virus. Además, demandó la implementación de políticas de empleo que apunten a fomentar la "empleabilidad" de los trabajadores y el trazado de una hoja de ruta para movilizar los fondos necesarios del sistema internacional para que los países puedan transicionar a una economía verde.

Además, el Presidente sugirió impulsar el Diálogo Social Institucional entre los países miembros, con el objetivo de "procesar las transiciones económicas, sociales, técnicas y ambientales que atraviesan al mundo del trabajo". Así también, apuntar a la adopción de medidas que promuevan el tránsito de la informalidad a la formalidad con derechos para los trabajadores; y fortalecer las políticas contra "las desigualdades de género, educativas, económicas y sociales".

Por último, Fernández pidió que se haga efectivo el crecimiento económico "inclusivo y sostenido" para crear empleo digno en el camino a mejorar los estándares de vida. El mandatario compartió panel con los presidentes de Suiza, Ignazio Cassis; de Senegal, Macky Sall; de Indonesia, Joko Widodo; y el canciller de Alemania, Olaf Scholz.

Participaron del foro también, la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva; el secretario General de la ONU, António Guterres; el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus; y el director general de la OIT, Guy Ryder.

Fuente: Gobierno Nacional