El pozo de $65 millones del Quini se lo llevó un cordobés