Vaticano: más mujeres pero menos beneficios laborales

El Vaticano, desde la llegada de Francisco en 2013, impulsó la participación femenina en altos cargos de la Curia romana. Sin embargo, persisten los reclamos por las condiciones laborales que afrontan religiosas como personal doméstico de obispos.

Estadísticas de la Oficina de Personal de la Santa Sede arrojaron que la planta de trabajadoras se duplicó en los últimos años, y alcanzó a más del 21 % del total de los trabajadores. Particularmente, en el área de administración, las mujeres pasaron de 195 a 371 en los últimos ocho años.

Ahora bien, denuncian que aún hay resistencias a cambiar algunos roles naturalizados como por ejemplo que las religiosas continúen sirviendo como personal doméstico de los obispos y cardenales que viven en propiedades del Vaticano.

Incluso, esta situación la evidencio la revista mensual de Vaticano “Mujer Iglesia Mundo”. En marzo del 2018 denunció que hay monjas que son empleadas personales de cardenales y obispos en condiciones de precariedad laboral.

El artículo, "El trabajo (casi) gratuito de las monjas", reflejó los contratiempos que persisten dentro del pequeño Estado para modificar el rol dado a esas mujeres.