Una verdadera odisea: cómo fue el viaje de Evo a México

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, calificó como "un periplo" el traslado de Evo Morales desde Bolivia hacia México, luego de que se le ofreciera asilo político tras el golpe de Estado que depuso al presidente. "Ha sido un periplo por diferentes espacios y decisiones políticas", dijo. El funcionario de AMLO informó que el avión despegó de Bolivia a las 2, luego de que los gobiernos de Brasil, Perú y Ecuador otorgaron los permisos para sobrevolar el espacio aéreo correspondiente a esos países.

"Dado el permiso de Brasil, la autorización de Perú y de Ecuador, al fin despegó el avión a filo de las dos de la madrugada", afirmó. Sin embargo, detalló que una vez en vuelo, las autoridades de Ecuador dijeron que ya no se podía sobrevolar sobre su espacio. Pero esta mañana el país latinoamericano permitió el acceso por un tramo. "Hubo que rodear Ecuador porque ya estando en vuelo dijeron que no podían sobrevolar. Ecuador, finalmente, sí permitió que pudiéramos pasar por un tramo de su espacio aéreo", indicó.

Por su parte, el presidente electo de Argentina, mantuvo contacto con el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador para organizar la salida de Bolivia del mandatario derrocado y sus funcionarios. "Gracias a Dios hemos rescatado a Evo con vida, a Linera, a sus ministros y a una serie de funcionarios", celebró este martes Alberto Fernández, luego que el avión que traslada al presidente boliviano y sus máximos colaboradores despegó de Bolivia rumbo a México.

En diálogo con Radio 10, el mandatario electo explicó cómo se orquestó el “puente aéreo” para trasladar a Evo Morales, su vice Álvaro García Linea y a otros altos funcionarios destituídos. “Fue muy difícil”, señaló Alberto.

Según reveló Fernández, el plan para sacar a las máximas autoridades derrocadas fue diseñado el lunes a contrarreloj y vía telefónica con el mexicano Andrés Manuel López Obrador. “Hubo muchas ideas y vueltas. Hubo un primer intento de ir a buscarlo al mediodía y alguien en Bolivia dio orden de que el avión no ingrese y debió volver a Lima”, comentó Fernández. “Después sí, se dio el ingreso en horas de la noche. Lo fueron a buscar, pero el avión tenía que provisionarse de combustibles, pero Lima le pidió que no vuelva”, detalló.

Y continuó: “Entonces tuvimos que buscar otro lugar, y apareció (Mario) Abdo con su generosidad, y Paraguay abrió el espacio aéreo para que cargue combustible y después tuvo que hacer todo el trayecto a México, pidiendo cruzar espacios aéreos, y se pudo lograr. Fue un gran trabajo de la Cancillería mexicana, que entre los dos fuimos sorteando los problemas”.