Una startup cordobesa ahora exporta sus desarrollos a Estados Unidos

I-Tera es una startup cordobesa que presta servicios de diseño y desarrollo de circuitos integrados (chips) para telecomunicaciones. Con el apoyo del programa de Asistencia Específica de la Agencia ProCórdoba, la firma asistió en marzo de este año a una de las principales conferencias a nivel mundial para industrias que desarrollan sistemas de comunicaciones que trabajan sobre fibra óptica: The Optical Networking and Communication Conference & Exhibition (OFC) en San Diego, California, Estados Unidos.

A partir de este viaje, además de capacitarse en las últimas tendencias, mantuvieron reuniones con potenciales clientes y establecieron contacto con una empresa de EE.UU. con la que actualmente concretaron relaciones comerciales.


Al respecto, Federico Paredes, director de la firma, comentó: “La conferencia fue del 8 al 12 de marzo, semana en que la OMS declaró la pandemia. Nos complicó mucho el contexto porque los eventos internacionales se empezaron a cancelar, las empresas limitaron su asistencia, y eso hizo caer las expectativas. Teniendo en cuenta que había que hacer una inversión importante para viajar, el hecho de tener el apoyo del Gobierno nos ayudó y motivó a decidirnos, de otro modo probablemente hubiéramos cancelado.”

Si bien desde sus orígenes la empresa está enfocada en las telecomunicaciones, este reciente contrato les permitió incorporarse a un área completamente nueva, aplicando los conocimientos que ya venían desarrollando. La empresa estadounidense a la que están exportando se dedica a la fabricación de chips para el sector automotor, más precisamente para vehículos de conducción autónoma.

“Estos vehículos necesitan una buena percepción del entorno; el auto está rodeado de sensores y nosotros nos encargamos de desarrollar uno de ellos, usando la base tecnológica que teníamos en comunicaciones ópticas. Se trata de un radar que usa luz en lugar de ondas de radio, para estimar la distancia y la velocidad de los objetos”, dijo Paredes.

El resultado general es muy positivo para la empresa, ya que además de conseguir su segundo cliente pudieron abrir un nuevo mercado en el sector automotor, explorando nuevas aplicaciones para sus desarrollos tecnológicos, diversificando ingresos en un contexto de crisis mundial.