Una mujer viajó colgada de la puerta de un colectivo de Ersa

Según los testigos, el chofer no le abrió la puerta porque no estaba en una parada.
Según los testigos, el chofer no le abrió la puerta porque no estaba en una parada.

Un verdadero peligro: así se puede calificar el acontecimiento que protagonizó este miércoles una mujer en la intersección de las calles Faustino Allende y Roque Sáez Peña, en la zona sur de barrio Alta Córdoba. En una fotografía que fue difundida velozmente por las redes sociales, se divisa a una mujer que va viajando agarrada de las barandas externas de la puerta de ascenso de un colectivo de Ersa -no trascendió qué línea-.

La fotografía fue tomada por un taxista que estaba por allí. Según su relato, la señora le pedía al colectivero que abra la puerta mientras esperaba la luz verde del semáforo de la mencionada esquina, y que ante la negativa del chofer, ésta se terminó colgando. "No le quiso abrir y los pasajeros le pedían por favor que le abriera. Finalmente, el semáforo se puso en verde y no se cómo terminó la historia“, expresó el taxista, llamado Luis. 

El colectivo no venía lleno, manifestó el trabajador: "Le decían que esperara el otro colectivo, pero ella decía que no la iba a alzar. Seguramente no le abría porque no estaba en la parada".

En diálogo con Más Radio, Antonella Moriconi vocera de Ersa, dijo que se está esperando todavía la palabra del chofer de la unidad. "No sabemos si esta persona intentó subirse en un lugar que no era una parada asignada. La carga de ascenso y descenso de pasajeros es en las paradas que están estipuladas para eso, por seguridad de los pasajeros y del chofer también", manifestó.

"Si a esa persona se le abre la puerta en la calle, cuando el colectivo está en movimiento, se puede caer. Si el colectivo estaba en el semáforo no había forma que se le abra la puerta porque corre riesgo la pasajera", cerró Mariconi.