"Tenemos que pasar de una cuarentena cavernicola a una cuarentena inteligente"

En el marco de la pandemia por el Covid-19, los ojos de los gobiernos están puestos en la salud, pero sin dudas la economía preocupa. En el programa Al Fin y Al Cabo que conduce Ricardo Fonseca en Canal C, mantuvo una comunicación con el economista José Luis Espert en donde analizaron la situación del país, en el marco de la cuarentena, y la realidad económica a la que se enfrentará.

“Hay cosas de las que Argentina no se va a escapar, porque ningún país se escapa de la pandemia. Ningún país se escapa de la cuarentena y ningún país se escapa del derrumbe de la economía que ocurre como consecuencia de la cuarentena. Eso es común a todos los países. Hasta acá no hay nada que sea particular de la Argentina. Pero hay dos cosas que llaman la atención  de la Argentina, que no ocurre en otros países”, remarcó Espert.

“En primer lugar es el desprecio con el cual la Argentina ha tratado a la economía. El Presidente manifestó de "chicaneros" a los que le expresamos nuestra preocupación por las consecuencias de la cuarentena, cuando en el resto de los países, desde el inicio, se ocuparon en salvarlos de la quiebra que esta situación provoca en el sector privado.”

En segundo lugar hizo hincapié sobre la falta de preocupación del gobierno argentino, destacando la tranquilidad que demuestra ante la cuarentena, y la liviandad con la que afirman que faltarían 30 días más de confinamiento. Según Espert, estos dos hechos que diferencia a Argentina del resto del mundo.

Atrás del Coronavirus, según Espert, empiezan a haber elementos que si uno los junta puede observar el modelo de una hipótesis que lleva a una intencionalidad, que sin la pandemia y sin la cuarentena, hubiera sido más difícil de llevarla a cabo.

“Argentina está aislada del crédito internacional, porque hoy estamos en default. Pareciera ser que el gobierno coquetea con el default. Una Argentina aislada del mundo, porque no pedimos apoyo del fondo monetario, nos salimos de las negociaciones de libre comercio con el Mercosur. Tenemos suspendidos los vuelos internacionales hasta marzo del año que viene, estamos encerrados en nuestras casas y tampoco se puede circular por las rutas. Hay espacio para pensar en una cosa extraña, yo diría que sí. Lo concreto es que vamos a un derrumbe  económico fenomenal que habrá que ver como el gobierno lo maneja” afirmó el economista.