Señalizaron el lugar donde Blas Correas fue asesinado

La ceremonia estuvo a cargo del director de Políticas contra la Violencia Institucional, Mariano Przybylski.
La ceremonia estuvo a cargo del director de Políticas contra la Violencia Institucional, Mariano Przybylski.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación señalizó ayer el lugar de la ciudad de Córdoba donde, la madrugada del 6 de agosto de 2020, efectivos policiales de un puesto de control balearon y dieron muerte al adolescente de 17 años Valentino Blas Correas, y por cuyo crimen están imputados 13 policías.

La placa de señalización de “memoria, verdad y justicia” reconoce y visibiliza al lugar como sitio del accionar de violencia institucional, que contiene la foto de la víctima y datos del hecho ocurrido. La placa fue colocada en la intersección de avenida Vélez Sarsfield y Romagosa, en la zona sur de la capital cordobesa.

La ceremonia estuvo a cargo del director de Políticas contra la Violencia Institucional, Mariano Przybylski, en representación del secretario de Derechos Humanos de la nación, Horacio Piegtragalla Corti.

“Valentino Blas Correas fue asesinado por efectivos de la policía de Córdoba en agosto del 2020. Un abrazo enorme a su familia y seres queridos en este día tan especial, seguiremos reclamando justicia. Argentina unida contra la violencia institucional”, había twiteado Pietragalla Corti.

Soledad Laciar, madre de la víctima, participó de la actividad y manifestó a los medios locales que hoy, 12 de febrero, su hijo cumpliría 19 años y anheló que la señalización “sea un paso más para que haya cambios y estos actos de violencia institucional no vuelvan a ocurrir". "Quisiera que mis hijos recurran a la policía sin miedo cada vez que precisen ayuda”, remarcó.

Con importante presencia de referentes de distintos sectores, entre otros también estuvieron el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julián López; los legisladores nacionales Gabriela Estévez (Frente de Todos) y Mario Negri (Juntos por el Cambio), además amigos del adolescente, familiares de víctimas de "gatillo fácil" y violencia institucional.