Se incrustraron en un minishop con un auto que tenía pedido de secuestro