Se agotaron los brazaletes "One Love" tras la prohibición de la FIFA

En Europa se comercializan en gran cantidad en un claro apoyo al colectivo LGBTIQ+. 
En Europa se comercializan en gran cantidad en un claro apoyo al colectivo LGBTIQ+. 

Tras la prohibición de la FIFA en el Mundial de Qatar, los brazaletes "OneLove" aumentaron su demanda en las últimas dos semanas.

 Las pulseras pretenden enviar un mensaje de tolerancia, conexión y oposición a toda forma de discriminación.

 El distintivo está en el punto de mira mundial desde que la FIFA amenazó a varios capitanes de equipos europeos con tarjetas amarillas si los usaban en apoyo a las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y queer (LGBTQ) en Qatar, donde la homosexualidad es ilegal. 

Ahora, la empresa que fabrica los brazaletes en la ciudad neerlandesa de Utrecht dice que se han agotado tras enviar 10.000, la mayoría en las últimas dos semanas. "El gran auge se produjo con la llegada del Mundial de fútbol y, sin duda, con la declaración de la FIFA de no permitir estos brazaletes de capitán en el campo", dijo el director general de Badge Direct BV, Roland Heerkens, en una entrevista.

El impulso inicial llegó cuando los dirigentes de las escuadras de Bélgica, Dinamarca, Inglaterra, Francia, Alemania, Noruega, Gales, Suecia y Suiza decidieron utilizarlas.

Ahora la demanda viene de todo el mundo, desde consumidores que quieren "tener el brazalete y hacer una declaración, hasta el Parlamento Europeo, que acaba de pedir 500 unidades", dijo Heerkens.