Santi Maratea: el influencer que rompe récord con sus colectas millonarias

Tiene 29 años, y en menos de 24 horas recaudó más de 100 millones en una colecta, que inició a través de su cuenta de Instagram, para ayudar en los incendios de Corrientes.
Tiene 29 años, y en menos de 24 horas recaudó más de 100 millones en una colecta, que inició a través de su cuenta de Instagram, para ayudar en los incendios de Corrientes.

Santiago Maratea, es un influencer de 29 años, apareció en el mundo de las redes sociales allá por el 2013 con un estilo picante y revolucionario convirtiéndose numerosas veces en tendencia por sus dichos y contenido.

Maratea quien contó en numerosas ocasiones que su deseo de niño era ser famoso, incursionó por primera vez en ese mundo de la mano de Nicolás Vasquez quien lo invitó a sumarse a la obra teatral “El Canasto”. Luego en el 2018 se sumó a Radio Vorterix, donde trabajó durante dos años como coconductor en el ciclo Generación Perdida.

Sin embargo, el influencer que cosecha más de dos millones de seguidores en sus redes sociales, transitaría más tarde un camino desconocido para él hasta entonces. Encontró en el mundo digital una manera de darle una mayor utilidad que la de simplemente vender una marca o mostrar su vida, quería generar un cambio y encontró una forma sencilla de hacerlo, usó su popularidad para ayudar a otros.

Así comenzó en el 2018 una audaz y novedosa campaña junto con Jessica Jalife, Natasha Romanin y Siro Rodríguez  llamada “Mil pesos de propina” con la que buscaban reconocer el trabajo de los deliverys de comida.

A partir de allí se dedicó casi por completo a realizar colectas para ayudar a otras personas. Una de las primeras fue para ayudar a la Comunidad Wichi. En aquella ocasión, como cuenta en su sitio personal, un choque cultural entre las dos lenguas hizo asomar el fantasma de la política respecto a quién iba a administrar aquellas donaciones. Lo que sucedió después fue una escena más de la corrupción en la política de nuestro país.

Una concejal fue allanada por quedarse con la mercadería que habían donado a los wichis y el Gobierno de Salta retiró una ambulancia y nunca la devolvió. Maratea no pudo ocultar su enojo en aquel momento y trató a los funcionarios de miserables “esta gente millonaria está robando a la comunidad wichi, leche. Le roban leche”. Y cargó contra quienes gobiernan: “estamos hablando a favor de una comunidad que no tiene nada. No estamos en contra de ustedes, estamos a favor de la gente que ustedes oprimen”.

Lejos de desalentarse por aquella situación, Santi Maratea fue por más: la colecta para el viaje de los atletas argentinos al Sudamericano de Ecuador; la Asociación Madre Víctimas de Trata; colectas de sumas millonarias para que bebas con Atrofia Muscular Espinal tipo 1 (AME) como Madeleine o Emmita accedan al medicamento “más caro del mundo”; o su última colecta para los incendios en Corrientes, entre otras. 

Maratea mostró no solo el abandono estatal en cada una de esas causas sino también la parte humana que hay detrás de cada una de ellas. Recientemente -en medio de conflicto con el Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA) por un recurso de amparo que la obra social presentó para no abonar el medicamento más caro del mundo- lanzó un documental para visibilizar el calvario que atraviesan 17 familias tratando de conseguir el tratamiento para sus hijos diagnosticados con AME.  “La falta de información es el primer abandono que experimentan estas familias por parte de los médicos, obras sociales y el sistema de salud en general”, comienza diciendo Maratea en el inicio del documental.