Sadop: "aislamiento produce agobio en docentes"

El titular de la organización, Jorge Kalinger, puntualizó hoy en un comunicado de prensa que un 74 por ciento de los docentes encuestados combina el trabajo con el cuidado de esas personas, lo que sumado al encierro, las obligaciones laborales y del hogar genera que el 45 por ciento considere "agobiante" la enseñanza y esa atención desde sus casas, dijo el dirigente. La encuesta nacional gremial, anónima y on line "Contanos para cuidarte' fue realizada por el Sadop entre el 2 y el 12 de este mes a 8 mil docentes de la organización, que reúne a más de 70 mil trabajadores afiliados en todo el país.

"Con el aislamiento se multiplica de manera exponencial la triple jornada, el cuidado de otros, el trabajo desde el hogar. Todo está vinculado de forma constante y dentro de la casa. La situación agranda la angustia, las presiones y responsabilidades, y se comparten las tareas pero no equitativamente. Por lo general, otras mujeres se hacen de hecho cargo en el ámbito familiar", subrayó.

El 35 por ciento de los docentes "está más cansado que lo habitual por la situación y la conjugación de las distintas actividades en un mismo ámbito".

Además, el 63 por ciento de los trabajadores del sector no tiene PC propia y debe compartirla con su familia; el 51 por ciento tiene más de tres cursos a su cargo y el 47 por ciento cumple más horas de las habituales en la pandemia, ya que responde consultas de alumnos y padres y realiza las funciones habituales de corrección y planificación, señaló Kalinger en el documento de prensa.

El dirigente añadió que el 44 por ciento de los docentes no logra desconectarse del trabajo en el hogar, y sostuvo que "el desafío de debatir y analizar sobre los cuidados implica adentrarse en estructuras y procesos sociales naturalizados e invisibilizados y en una compleja red que determina roles y distribuye responsabilidades, costumbres, tareas y mandatos sociales del patriarcado".

Por último, aseguró que el coronavirus y la cuarentena evidencian con más fuerza la necesidad de que los sistemas de cuidados sean revisados, concluyó.(Telam)