¿Quién nos garantiza esa seguridad?