"El problema no está situado en la víctima sino en quien discrimina"