Oscar Atienza: "No hay forma de evitar una segunda ola"

El médico estuvo este martes en Posta, así son las cosas, donde se refirió a la escasez de vacunas contra el coronavirus en Córdoba y a la relajación de la ciudadanía con respecto a la pandemia.
El médico estuvo este martes en Posta, así son las cosas, donde se refirió a la escasez de vacunas contra el coronavirus en Córdoba y a la relajación de la ciudadanía con respecto a la pandemia.

Durante la última edición de Posta, así son las cosas, el doctor y Magister en Salud Pública, Oscar Atienza, habló con Juan Bernaus y Diego Marconetti sobre la falta de vacunas contra el coronavirus en Córdoba.

Sobre esto, dijo que el centro de la negociación está en el volumen de dosis que los laboratorios venden a los países: "a ningún laboratorio le interesa vender pequeñas cantidades. Lo que hacen es negociar con los países para lograr meter la mayor cantidad de dosis que se pueda".

También aclaró que "todavía no hay un flujo de vacunas y laboratorios importantes, hay solamente seis laboratorios en el mundo que están produciendo. Cuando tengamos unos treinta o cuarenta, que será por el mes de julio o agosto, ya es posible que las provincias accedan a la compra de vacunas". Además, indicó que en Córdoba "no están dadas las condiciones" para que las autoridades provinciales compren vacunas por separado.

Leer más: Córdoba se quedará sin vacunas esta semana

"Si analizamos la situación de hoy de los países limítrofes con Argentina, acá creo que antes del mes de mayo se viene una segunda ola", indicó, y que los días más críticos serán las próximas dos semanas. "Empieza a ingresar la cepa brasilera, que es seis veces más infecciosa, y que re-infecta" a personas que ya tuvieron coronavirus.

Además, el médico se refirió a cómo se está comportando la ciudadanía en general con respecto a la emergencia sanitaria e indicó que siente que las personas se están relajando. "Es fundamental que el Estado -en todos sus niveles- baje un mensaje más responsable, de concientización. Estamos a la puerta de una segunda ola, y no hay forma de que nosotros la evitemos", remarcó, y sentenció: "Es como que hubiese pasado la pandemia, noto un relax generalizado. La presencialidad escolar fue un muy mal mensaje, porque mucha gente entendió que ya no hay riesgo en Argentina. Las camas de terapia intensiva no son infinitas".

Mirá la nota completa: