Politícamente correcto

Columna de Opinión por Eduardo Bocco.

Abrió su prolijo y estudiado discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso Nacional con una afirmación para entusiasmar a los electores: “Hemos tocado fondo”.

Mauricio Macri hablaba con convicción y tranquilidad y defendía en cada párrafo las acciones de gobierno. También trazó un interesante diagnóstico de la inflación en todo el país, aunque no dio mayores pistas sobre cómo tratará de superar este inconvenientes, que es –talvez- el mayor talón de Aquiles de la gestión que inició en 2015.

A pesar de los esfuerzos, la Casa Rosada viene fracasando exitosamente en su combate contra la inflación que, a esta altura de las cosas, no es una asignatura pendiente sino un problema grave.

Ya terminó el tiempo de descargar responsabilidades y hablar de la herencia recibida. Lo sabe y por eso no desvió la atención. Jaime Durán Barba, su gurú lo guía para que camine por un sendero de confort y no tome demasiados riesgos.

En otras palabras, diríamos que en el manual del Presidente está subrayada la consigna que dice que cada afirmación debe servir para fidelizar seguidores (en realidad habría que hablar de votantes, aunque de las elecciones, de momento, nadie quiere hablar).

Además de la inflación, también abordó con detenimiento la obra pública que está realizando esta gestión en todo el país, insistió con el aborto y las reformas a los códigos Penal y Procesal Penal de la Nación. Finalmente, una perlita: defendió la licencia por paternidad de los trabajadores.

Desde lo práctico, son más los trabajadores en relación de dependencia que los empresarios y en esta ocasión le convenía –según su razonamiento- ponerse del lado de la mayoría, No faltará oportunidad para empajerar.