Máximo Thomsen pidió ver a una psicóloga antes de los alegatos

El más complicado de los acusados por el crimen de Báez Sosa fue asistido en el penal de Dolores días previos a los alegatos finales.
El más complicado de los acusados por el crimen de Báez Sosa fue asistido en el penal de Dolores días previos a los alegatos finales.

Faltando dos días para los alegatos finales, Máximo Thomsen, uno de los ocho acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado a golpes en la puerta de un boliche de Villa Gesell el 18 de enero de 2020, pidió este lunes una entrevista con una psicóloga. 

La sesión se dió en la Unidad Penal 6 de Dolores del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). Según indicaron fuentes a Télam, la charla entre ambas partes fue "buena". Los mismos voceros del SPB indicaron que la unidad carcelaria cuenta con profesionales a disposición permanente para cuando lo requieran los internos para realizarles seguimiento médico y psicológico.

Thomsen fue uno de los principales apuntados por los testigos por el homicidio de Fernando. Lo señalaron como el líder del grupo y él admitió haber pegado una o dos patadas.

El miércoles, tanto los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García como Fernando Burlando, abogado representante de la familia Báez Sosa, darán sus alegatos donde pedirán una sentencia para los ocho acusados del asesinato de Fernando.

Las partes partes buscarán probar el delito de “homicidio agravado por alevosía" y por el "concurso premeditado de dos o más personas". Burlando ya advirtió que pedirá cadena perpetua para todos ellos.

Por su parte, es probable que Hugo Tomei, abogado defensor, pida que los acusados sean condenados por "homicidio en riña o agresión" que prevé una pena de entre 2 a 6 años.