Madeleine McCann: filtran los perturbadores chat que mantuvo el supuesto secuestrador con otro pedófilo

Christian Brueckner es el principal sospechoso en el caso de la desaparición de la niña ocurrida en el año 2007 mientras se encontraba vacacionando junto a su familia en Portugal.
Christian Brueckner es el principal sospechoso en el caso de la desaparición de la niña ocurrida en el año 2007 mientras se encontraba vacacionando junto a su familia en Portugal.

El caso de Madeleine McCann ha tenido en vilo durante años al mundo entero. La pequeña niña  de 3 años desapareció de su habitación en mayo del 2007 mientras vacacionaba junto a sus padres y sus dos hermanos en la costa de Portugal. Quince años después, la investigación sigue en curso aun cuando innumerables veces se barajó la posibilidad de darla por concluida por falta de pruebas.

Sin embargo, las últimas líneas de investigación arrojaron a la luz nueva información que relacionaban el caso con un hombre alemán, Christian Brueckner, que se encuentra en prisión por agresión sexual. El hombre  se encuentra cumpliendo  una condena de 7 años por haber violado a una mujer en el Algrave, dos años antes de la desaparición de la pequeña. Brueckner, tiene un frondoso prontuario criminal que acumula vario crímenes de índole sexual y varios vinculados al abuso de menores y a la portación de pornografía infantil.

En las últimas horas, el medio alemán RTL aseguró que tuvo acceso a una serie de chats que intercambió Brueckner con otro pedófilo a través de Internet. Las conversaciones las mantuvo bajo el pseudónimo “madness-der-holger” y en ellas reveló que deseaba “capturar algo pequeño y usarlo durante días, eso es todo”. Asimismo, aseguró que si conseguía ese “pequeño”, haría muchas películas. A lo que su compañero de chat le respondió: “Oh, si las pruebas se destruyen después”.

Las autoridades dieron con los chats cuando, en 2015, la novia del acusado lo denunció por violencia y debieron registrar la casa. En ese momento descubrieron aquellos estremecedores chats, varias cámaras de videos y tarjetas de memoria que contenían horas de horripilantes grabaciones de pornografía infantil.