fbpx
Coronavirus

Los mejores artículos para entender la sociedad durante (y después de) la pandemia

Mientras que algunos analistas advierten por un posible recrudecimiento del autoritarismo, otros más optimistas consideran que la crisis del coronavirus puede estrechar los lazos solidarios. Algo está claro: el mundo no volverá a ser igual. En la nota, cuatro análisis que ayudan a pensar la actualidad y el futuro.

Un cambio de época se avizora desde que, tras el estallido de la pandemia del coronavirus covid-19, varios sistemas de pensamiento hegemónicos estallaran por los aires. Sociólogos, filósofos y antrópologos analizan las diversas reacciones que tuvieron los gobiernos del globo ante el virus, narran experiencias personales y tratan de comprender el mundo que se viene. Porque, si bien las posturas fluctúan entre desenfrenados optimismos y ominosos pesimismos, algo es seguro: el mundo tal cual como lo conocemos ya terminó.

A continuación, cuatro artículos que ayudan a analizar la crisis y, en algunos casos, la oportunidad, desatada por la pandemia del coronavirus.

Naomi Klein y la “doctrina del shock”

Para la escritora, activista y periodista Naomi Klein, las crisis a gran escala se utilizan para “impulsar políticas que sistemáticamente profundizan la desigualdad, enriquecen a las elites y debilitan a todos los demás”. Afirma que la población, generalmente, en situaciones de emergencia “confía demasiado en los que están en el poder”. Sin embargo, también ve una oportunidad: “Lo que un momento de crisis como este revela es la interrelación entre nosotros. En lugar de acaparar y pensar en cómo puedes cuidarte a ti mismo y a tu familia, puedes hacer un cambio y pensar en cómo compartir con tus vecinos y ayudar a las personas que son más vulnerables”. Se puede leer la nota completa aquí.

Slavoj Zizek y un golpe mortal al capitalismo

En un artículo de opinión para RT, el filósofo esloveno Slavoj Zizek afirma que la pandemia representa “una especie de ataque de la técnica del corazón explosivo de la palma de cinco puntos —utilizada por Beatrix, la protagonista de la película ‘Kill Bill 2’, para matar a su mentor—, pero que apunta contra el sistema capitalista global. Para Zizek, se trata de “una señal” de que la humanidad no puede vivir más como de costumbre y “es necesario un cambio radical”. “Quizás otro virus, ideológico y mucho más beneficioso, se propague y con suerte nos infectará: el virus de pensar en una sociedad alternativa, una sociedad más allá del estado-nación, una sociedad que se actualiza a sí misma en las formas de solidaridad y cooperación global”, sugirió. El artículo completo se puede leer aquí en inglés, o también está disponible un resumen en español en este link.

Byung-Chul Han y estado policial del “big data”

Byung-Chul Hanm, un filósofo surcoreano que vive en Berlín, no acuerda con Zizek y afirma que, tras la pandemia, el capitalismo continuará con más pujanza. Hanm describe el estado policial digital que permite a los países asiáticos como Corea del Sur y China vigilar a sus ciudadanos y controlar mejor la propagación de la enfermedad: “Cuando alguien sale de la estación de Pekín es captado automáticamente por una cámara que mide su temperatura corporal. Si la temperatura es preocupante todas las personas que iban sentadas en el mismo vagón reciben una notificación en sus teléfonos móviles. No en vano el sistema sabe quién iba sentado dónde en el tren. Las redes sociales cuentan que incluso se están usando drones para controlar las cuarentenas. Si uno rompe clandestinamente la cuarentena un dron se dirige volando a él y le ordena regresar a su vivienda”, afirma. Dice que en los países asiáticos se está manejando mejor la crisis, ya que cuentan con tradiciones de más autoritarismo que en Occidente. “Mientras allí se trabaja con datos y mascarillas, aquí se llega tarde y se levantan fronteras”, dice. El artículo se puede leer aquí.

Yuval Noah Harari y las dos alternativas

El historiador israelí Yuval Noah Harari afirma que la humanidad ya no será la misma luego del Covid-19, y que se abren dos alterntivas opuestas en el horizonte. De un lado, el desarrollo de la tecnología médica ofrece una salida distópica pero hoy posible: la vigilancia se mete debajo de la piel para monitorear la salud de poblaciones enteras. La otra opción, para quienes siguen soñando con la privacidad como motor de la historia, es la cooperación global en el plano de la información, el comercio y las migraciones. “La humanidad necesita tomar una decisión. ¿Grabar el camino de la desunión, o adoptar el camino de la solidaridad global? Si elegimos la desunión, esto no solo prolongará la crisis, sino que probablemente tendrán lugar a catástrofes aún peores en el futuro. Si elegimos la solidaridad global, será una victoria no solo contra el coronavirus, sino contra todas las futuras epidemias y crisis que podrían asaltar a la humanidad en el siglo XXI”, concluye. La nota se puede leer en aquí.

Ver más

Artículos Relacionados

Close
Close