Los datos del Renaper fueron difundidos por un hacker

El pirata informático anónimo aseguró ser quien filtró la información de periodistas, políticos y otras importantes figuras del país. Ahora amenaza con publicar datos de “1 o 2 millones de personas”.
El pirata informático anónimo aseguró ser quien filtró la información de periodistas, políticos y otras importantes figuras del país. Ahora amenaza con publicar datos de “1 o 2 millones de personas”.

La filtración de datos habría ocurrido en septiembre, pero recién la semana pasada se tomó conocimiento. Mientras el Registro Nacional de las Personas (ReNaPer) desmiente que se haya tratado de un hackeo desde afuera del organismo, un pirata informático asegura que vendía accesos a la base de datos del organismo en foros de piratería.

Leer más: Filtran datos de millones de argentinos pertenecientes al RENAPER: investigan a 8 empleados

The Record, un sitio especializado en tecnología y ciberseguridad, contactó a este sujeto, quien aseguró que tiene una copia de los datos de ReNaPer, contradiciendo la declaración oficial del gobierno. La persona dio sus pruebas aportando los datos personales, incluido el número de Trámite de alta sensibilidad, de un ciudadano argentino random elegido por The Record.

"Quizás en unos días publique [los datos de] 1 millón o 2 millones de personas", dijo el hacker a The Record. También confirmó que planea seguir vendiendo el acceso a estos datos a todos los compradores interesados.

"Empleados descuidados" serían quienes le dieron luz verde al pirata cibernético para acceder a los datos de los ciudadanos. Se difundió información personal de políticos como María Eugenia Vidal, Alberto Fernández, el fallecido Alberto Nisman, Florencia Kirchner, de los futbolistas Lionel Messi y Sergio Agüero, y periodistas como Alfredo Leuco y Eduardo Feinmann, entre muchos otros.

El especialista en ataques virtuales habría ingresado a la base de datos con el usuario y clave que utiliza algún de los empleados del Renaper. En concreto, la versión oficial indica que se trató de una "conexión autorizada de VPN (Virtual Private Network) entre el Renaper y el Ministerio de Salud de la Nación, y todas las imágenes habían sido consultadas recientemente desde esa misma conexión".