Laura Gaidulewicz: "Aumentó la brecha respecto al bienestar de las mujeres"

La directora del Instituto de Género e Inclusión UES 21 señaló en Córdoba al Mundo que la pandemia empeoró la situación de la mujer con respecto a la del hombre.
La directora del Instituto de Género e Inclusión UES 21 señaló en Córdoba al Mundo que la pandemia empeoró la situación de la mujer con respecto a la del hombre.

La Directora del Instituto de Género e Inclusión de la Universidad Siglo 21, Laura Gaidulewicz, dialogó con Gustavo Tobi en Córdoba al Mundo sobre un reciente estudio de esa institución donde se analizó cómo las mujeres se han visto afectadas, en los últimos años, con respecto al balance entre el mundo laboral y sus vidas personales, donde la brecha con respecto a los hombres parece ser cada vez mayor.

"Sobre todo a partir de la pandemia ha aumentado la brecha que hace al bienestar de las mujeres, especialmente en la presión cotidiana, el tiempo que le pueden dedicar al ocio con la familia y los amigos. Creemos que todo esto tuvo que ver con el impacto que ha tenido el home office y el trabajo remoto, en el sentido en que éste se ha combinado con las tareas de cuidado que generalmente están en manos de las mujeres, y que se vieron incrementadas en el contexto de aislamiento", relata la especialista.

Continúa explicando que también tuvo mayor impacto en las mujeres "el desempleo o la pérdida de puestos laborales, porque las mujeres están más ocupadas en los sectores que han sido más afectados, como servicios de hotelería, gastronomía, y demás".

Leer más: Volver a la normalidad para los adultos mayores es más difícil

Con respecto a la comparación a los varones, Gaidulewicz señala que "las mujeres que ocupan lugares de alta dirección, seguían siendo las principales responsables de estas tareas, pero lo manejaban en un plano que pasaba más desapercibido, quizás, mandando un WhatsApp sin que nadie se diera demasiada cuenta, o podía no estar tan visibilizado como lo visibilizó el hecho de trabajar desde casa y ver todo lo que implicaba para la mujer que está atendiendo temas laborales y a la vez, aparece la familia haciendo consultas".

"Aparece la sensación de que esa responsabilidad del hogar no es igualmente compartida", asegura la especialista en género, afirmando que todavía existe un doble estándar: "una mujer que aparece con muchas presiones es vista como que no está dando el cien por ciento y que tiene que dedicarle mucho tiempo a esas tareas; en cambio, cuando se da que un varón aparece en el mismo contexto, la gente lo valora más. Ese doble estándar también genera que la presión en las mujeres no sea la misma que en los varones", señala.

Mirá la nota completa: