La vacuna Novavax tendría una efectividad superior al 90,4%

El laboratorio ya realizó ensayos en fase 3 en Estados Unidos y México, y devolvieron una eficacia de protección al 100% contra enfermedades moderadas y graves.
El laboratorio ya realizó ensayos en fase 3 en Estados Unidos y México, y devolvieron una eficacia de protección al 100% contra enfermedades moderadas y graves.

Este lunes el laboratorio norteamericano Novavax anunció que su antídoto contra el coronavirus arrojó una eficacia del 90,4% en los ensayos desarrollados en fase 3 en Estados Unidos y México.

Se estudió la aplicación de la vacuna en casi 29.960 personas "para evaluar eficacia, seguridad e inmunogenicidad", aseguró la empresa. Ahora, se están realizando análisis adicionales del ensayo, según la compañía, y se enviarán a revistas revisadas por pares para su publicación.

La empresa Novavax, cuya sede se encuentra en el estado de Maryland, dijo tener la intención de solicitar la aprobación regulatoria para el tercer trimestre de 2021 y que tiene previsto fabricar 100 millones de dosis por mes para fines del tercer trimestre y 150 millones de dosis por mes para fines de año.

Leer más: Cerca del 30% de la población ya recibió la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus

"Hoy, Novavax está un paso más cerca de abordar la necesidad crítica y persistente de salud pública mundial de vacunas COVID-19 adicionales", declaró Stanley Erck, director ejecutivo de la firma.

"Novavax continúa trabajando con un sentido de urgencia para completar nuestras solicitudes de autorización regulatoria y ofrecer esta vacuna, construida sobre una plataforma bien conocida y probada, a un mundo que todavía tiene una gran necesidad de vacunas", agregó.

A diferencia de algunas de las vacunas que ya están siendo aplicadas, la de Novavax, conocida formalmente como NVX-CoV2373, no tiene que mantenerse a temperaturas ultrabajas ya que la misma se puede almacenar y estabilizar "entre 2 °C y 8 °C, lo que permite el uso de los canales de la cadena de suministro de vacunas existentes para su distribución".

Esto significa, al menos en teoría, que estas vacunas deberían transportarse y administrarse más fácilmente en países con infraestructuras sanitarias menos desarrolladas.

Con información de Télam y CNN