La suciedad de las calles, tras las movilizaciones a favor del aborto