La polémica frase de Amalia Granata: “Mientras un niño no coma, no podemos priorizar la hormonización de un trans"

En una entrevista la diputada cuestionó los tratamientos hormonales que el Estado brinda de manera gratuita a las personas trans.
En una entrevista la diputada cuestionó los tratamientos hormonales que el Estado brinda de manera gratuita a las personas trans.

Amalia Granata, diputada nacional, estuvo en el programa de Ángel de Brito, y tuvo un discurso polémico en referencia al tratamiento hormonal que brinda el Estado a personas transgénero. Allí cuestionó que cuando debió votar el presupuesto anual tuvo que leer en un apartado que el Estado subsidia los tratamientos de hormonización, e incluso llegó a afirmar que el colectivo trans "tienen privilegios".

La legisladora sostuvo, “mientras un niño no coma, no podemos priorizar la hormonización de un trans”. Y añadió “el trans no es una persona incapaz, tiene manos pies, cerebro”, a lo que una de las panelistas le replicó que a las personas trans no les dan trabajo. Sin embargo, lejos de empatizar Amalia respondió “que se pongan a estudiar”, y continuó, “eso es seguir manteniéndolos en la victimización, ustedes mismos están excluyéndolos pensando así".

Ante los dichos de la diputada, la Docente de la UBA y médica, Sol Ferreyra (más conocida como la influencer Sol Despeinada) salió al cruce desde su cuenta de Twitter. “Para nada estimadas Granata y Barbieri: ante la evidente desinformación y trans-odio, paso a explicar (aunque ya están grandes y sus trabajos deberían exigirles que estén al día con la info) algunos puntos importantes sobre la penosa nota q hicieron en ese berreta programa de TV”, comenzó diciendo.

“Ninguna persona trans cobra un sueldo POR SER TRANS. Esta afirmación es FALSA. Existe el CUPO laboral travesti trans que exige al estado que el 1% (EL 1%) de los puestos puedan ser ocupados por personas travesti-trans” afirmó Sol.

Y continuó, “En Argentina hasta al año 2012 existieron edictos policiales que perseguían a las personas trans con una contravención.  En CABA eran las 2h y 2f. El delito era textualmente “vestir las ropas del sexo opuesto”. Por la forma de vestir te llevaban presa entre 15 a 20 días”.

Incluso en uno de sus posteos, la influencer expresó que si Barbieri o Granata fueran personas trans, probablemente ya estarían muertas “porque no accedieron al sistema de salud, porque nadie les alquilaría una vivienda siendo trans, porque un policía les pega un tiro en ruta solo para divertirse y nadie se entera”. Y añadió “por todo esto se exigen leyes REPARATORIAS porque fue el propio estado el que persiguió y mató a más de una generación de personas travesti-trans”.