La cantante Britney Spears renuncia a su carrera

La cantante ha lanzado un largo alegato en su perfil de Instagram donde afirma: “Mi supuesta red de apoyo me ha dañado profundamente. Esta tutela ha matado mis sueños”.
La cantante ha lanzado un largo alegato en su perfil de Instagram donde afirma: “Mi supuesta red de apoyo me ha dañado profundamente. Esta tutela ha matado mis sueños”.

En las últimas semanas, la forma de comunicarse de Britney Spears con el mundo ha dado un giro radical. La artista ha pasado del silencio, de no hablar de su vida ni de su situación judicial, con un calculado y absoluto hermetismo, a ir lanzando poco a poco mensajes discretos en Instagram. En la red social ha pasado de compartir primero algunos pensamientos y sensaciones a, actualmente, hablar abiertamente de su situación personal. Eso fue lo que hizo la noche del sábado (tarde del sábado en su horario estadounidense), cuando lanzó un claro y directo mensaje a través de su perfil, con casi 32 millones de seguidores: la tutela que su padre ejerce sobre ella, anuncia, la obliga a renunciar a su carrera artística.

Junto a una fotografía en la que se leía la frase “Acéptame como soy o bésame el culo”, lanzaba un larguísimo alegato en el que dejaba claro su hartazgo. Todo empezaba porque la cantante, al parecer, habría recibido críticas por algunos de los vídeos en sus redes sociales en los que aparece bailando. Arrancaba su texto diciendo: “Para aquellos que critiquéis mis vídeos bailando… mirad, no voy a actuar en ningún escenario por el momento con mi padre manejando lo que me pongo, digo, hago o pienso”. Una decisión que está en línea con lo que su exmánager afirmó hace unos días: que Spears iba a renunciar a su carrera. Hasta el momento la artista había hecho referencias a la tutela legal de su progenitor, pero no declarándose en contra de un modo tan claro. La publicación logró 200.000 Me gusta en los primeros 20 minutos.

“He hecho esto durante los pasados 13 años”, continuaba, “y prefiero compartir vídeos desde mi salón, sí, antes que estar en un escenario de Las Vegas donde alguna gente ha llegado hasta tal punto que no podía ni estrecharme la mano y donde acabé conociendo a alguien que estaba constantemente colocado de marihuana... lo que no me importa, pero habría estado bien poder haber ido a un jodido spa”, afirma, sin dudar en usar la palabra “fucking”, un insulto muy mal visto en Estados Unidos y que no suele escribirse completo (se usa la letra efe inicial sola y con ello se sobreentiende). “Y no me voy a poner un montón de maquillaje y ensayar, ensayar, ensayar y no poder hacerlo de forma auténtica, con mezclas antiguas de mis canciones, y rogar que pongan mi nueva música en mi espectáculo para mis fans... ¡¡así que lo dejo!!”, escribe con firmeza.

Las críticas de Spears continúan en su texto y se dirigen de forma clara a su hermana menor, Jamie Lynn Spears. “No me gusta que mi hermana aparezca en una entrega de premios y cante MIS CANCIONES remezcladas”, escribe en mayúsculas. “¡Mi supuesta red de apoyo me ha dañado profundamente! Esta tutela ha matado mis sueños… así que todo lo que tengo es esperanza, y la esperanza es lo único en el mundo que es difícil de matar… ¡aunque la gente todavía sigue intentándolo!”.

Además, también hace referencia al documental que el diario The New York Times lanzó en febrero en el que se ponía en cuestión su tutela legal y el comportamiento de su padre desde su juventud, cuando comenzó su estrellato. “No me gustó el modo en que los documentales recuperaron momentos humillantes del pasado. Yo ya he superado eso, hace mucho tiempo”, asegura.

“Y a las mujeres que dicen que es raro el modo en el que tengo esperanza… ¡que os den! Como digo, todo lo que tengo ahora es esperanza. Tenéis suerte de que publique algo, si no os gusta, ¡dejad de seguirme!”, les espeta. “La gente trata de matar la esperanza porque es una de las cosas más vulnerables y frágiles que hay. Y ahora me voy a leer un jodido cuento de hadas. Ahhh, y si no queréis ver mi precioso culo bailando en el salón o no cumple vuestros estándares… ¡idos a leer un maldito libro!”.

El mensaje llega después de otro el día anterior con una fotografía en la que se leía la frase: “Nunca ignores a quien te ignoró cuando lo necesitabas ni a quien te ayudó cuando no tuviste ni que pedirlo”. Junto a él escribía un largo texto donde decía que “no hay nada peor que cuando la gente más cercana a ti que nunca te ha mostrado su apoyo publica cosas a la vista de tu situación y habla en tu apoyo… nada peor que eso”. “¿Cómo se atreve la gente que más quieres a decir algo, cuando no han echado jamás una mano?”, afirmaba, y criticaba a gente muy cercana que “para salvar la cara públicamente” la apoyaba públicamente ahora cuando jamás lo había hecho personalmente. Un mensaje que, visto publicado pocas horas después, parecía dirigido a su hermana Jamie Lynn, que horas antes del mismo había escrito en sus redes: “Amado Señor, ¿podemos acabar con esta mierda de una vez por todas? Amén”.

La cantante Britney Spears renuncia a su carrera • Canal C

La tutela legal de Britney Spears depende de la administradora Jodi Montgomery y también de su padre, Jamie Spears. El pasado junio la propia cantante solicitó en una vista ante la jueza Brenda Penny que esa tutela, que se prolonga ya 13 años, acabara. “Señoría, mi padre y todos los involucrados en esta custodia, incluido mi agente, que tuvo un papel clave en mi castigo… deberían estar en prisión”. A lo largo de los últimos días, aunque el padre mantiene el control de las finanzas de la artista, ha habido cambios en su situación legal. Han renunciado a sus puestos su manager, su abogado y uno de los fondos que controlaban su tutela. Y por fin la cantante ha logrado un pequeño triunfo: elegir su propio letrado tras más de una década.

La cantante Britney Spears renuncia a su carrera • Canal C