Investigadores cordobeses detectan huellas químicas de formación planetaria

Se trata de un patrón químico peculiar hallado en un sistema binario de estrellas obtenidos a partir de observaciones de alta calidad realizadas con el telescopio de 8 metros de Gemini-Norte.
Se trata de un patrón químico peculiar hallado en un sistema binario de estrellas obtenidos a partir de observaciones de alta calidad realizadas con el telescopio de 8 metros de Gemini-Norte.

Los sistemas binarios estelares están compuestos por dos estrellas que se orbitan mutuamente alrededor de un centro de masas común. Debido a que las componentes de un sistema binario se forman, probablemente, al mismo tiempo y de la misma nube de gas molecular,  se espera que ambas estrellas tengan la misma composición química inicial. Es decir que no debería existir diferencia en la abundancia química de ambas estrellas.

La observación de sistemas binarios en los cuales las dos estrellas pueden resolverse como separadas en el cielo, lo que se denomina binarias visuales, permite a los astrónomos obtener espectros para cada una de ellas y así derivar la composición química de cada componente con muy alta precisión. Hasta el momento, sólo se han analizado en detalle menos de 12 sistemas binarios con planetas y únicamente en 5 de ellos se han detectado anomalías químicas que podrían ser marcas químicas dejadas por la formación de planetas. 

Con el objetivo de ampliar el número de sistemas binarios estudiados, un equipo internacional de astrónomos, analizó, por primera vez, la composición química detallada del sistema binario visual WASP-160. Para ello, los científicos, liderados por el investigador del Conicet en el Observatorio Astronómico de Córdoba (OAC), Emiliano Jofré, obtuvieron observaciones de alta calidad con el espectrógrafo de alta resolución Graces y el telescopio de ocho metros de Gemini Norte ubicado en Mauna Kea (Hawaii, Estados Unidos).

El grupo de investigadores del Observatorio Astronómico que formó parte de este estudio coincide en la importancia que tiene el Observatorio Gemini para la comunidad astronómica Argentina. "No podríamos haber llevado a cabo este proyecto, y por lo tanto este descubrimiento, sin el acceso al instrumental del Observatorio Gemini, ya que no contamos con este tipo de facilidades astronómicas en el país", comenta Mercedes Gómez, coautora de la publicación y Directora del Observatorio Astronómico de Córdoba.

“Este tipo de estudios, como el que llevamos a cabo para WASP-160, es importante no sólo porque aporta información clave para los modelos de formación y evolución de los sistemas planetarios, sino porque también podría proporcionar nuevas estrategias para la búsqueda de planetas terrestres a partir del análisis químico detallado de las estrellas huéspedes", concluye Jofré. 

Investigadores cordobeses detectan huellas químicas de formación planetaria • Canal C