Inglaterra venció a Nueva Zelanda y se metió en la final de Mundial