"Hoy, uno puede tener trabajo en blanco y estar en la pobreza"

La semana pasada, el INDEC difundió que el 34,5% de los argentinos son pobres y un 7,7% son indigentes. Asimismo, el mismo organismo reveló que la desocupación alcanza al 10,1% de las personas. Pablo Gallo, director ejecutivo del entro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales (CIPPES), habló con Canal C sobre un fenómeno nuevo en torno a la pobreza y el trabajo: el drama de quienes, aún teniendo trabajo - e incluso, en muchos casos, trabajo en blanco- cayeron bajo la línea de pobreza.

- Pablo, ¿cómo se explica que la pobreza alcance a más de un tercio de los argentinos, y que la desocupación llegue al 10%? ¿Qué pasa con quienes no están desocupados y están bajo la línea de pobreza?
- El último informe del INDEC explica por qué la pobreza comprende hoy a los sectores del trabajo. En los 90, llegar a la pobreza tenía que ver con salir del mercado laboral, por la destrucción de puestos de trabajo: entonces, vos perdías el empleo y rápidamente caías en la pobreza. Hoy no: hoy tenés un fenómeno distinto que es que vos podés estar en la pobreza aún teniendo trabajo, y aún teniendo trabajo en blanco. Por ejemplo: el mes pasado, el INDEC señala que el 60% de la población económicamente activa tiene ingresos en torno a los $20.000. Eso está por está muy por debajo de la canasta básica total, que alcanza los $33.000 para una familia tipo. ¿Qué quiere decir esto? Que la Argentina está transitando, hace varios años, un proceso de pauperización: esto es básicamente licuar ingresos vía inflación por un lado y falta de actualización salarial por el otro.

-¿Esto es nuevo? ¿Cómo se explica?
- El fenómeno es nuevo, porque la pobreza hoy alcanza sectores del trabajo: uno no podía concebir en los 90 caer en la pobreza con trabajo. "Si vos tenés trabajo, no sos pobre", era el concepto. Hoy, sí: vos podés salir a las 8 de la mañana de tu casa, laburar 10 horas y los ingresos que vas a tener no van a pasar la línea de pobreza. Pensemos: si la canasta básica total, que determina la línea de pobreza, está en $33.000, ¿cuántos ingresos en blanco - ni siquiera vamos a hablar de los ingresos en negro, que abarcan al 45% del trabajo-, cuántos de pibes que recién empiezan a trabajar, tienen ingresos por menos de $33.000? Los ingresos actuales explican los niveles de pobreza. No hay forma de explicar por qué hoy la pobreza se extiende a 16 millones de personas, si no entendemos que la pobreza hoy abarca a los sectores de trabajo.

-¿Cómo se puede graficar esta nueva pobreza?
-Me gusta charlar con periodistas sobre la pobreza, porque cuando voy a televisión y hay un videograph, las imágenes que se proyectan son indefectiblemente de indigencia: chicos jugando en la tierra, techo de chapa, asentamientos de emergencia. Es más, hacé este juego: andá a Google y buscá "pobreza en Argentina" y seguramente las imágenes que te devuelve tienen que ver con la indigencia. Nosotros tenemos una mirada que no logra ajustarse a nuestra realidad. Hoy, la fotografía de la pobreza argentina está más asociada a las 7:30 de la mañana, en cualquier barriada cordobesa, con la gente esperando el colectivo. Esa también es la foto de la pobreza: esos sectores cuyos ingresos no están hoy por arriba de la línea de la pobreza.

"Hoy, uno puede tener trabajo en blanco y estar en la pobreza" • Canal C

Hoy, la fotografía de la pobreza argentina está más asociada a las 7:30 de la mañana, en cualquier barriada cordobesa, con la gente esperando el colectivo.

-¿Cómo se ajustan a su realidad estos "nuevos pobres"?
- Evidentemente, el último dato actual del INDEC, que indica que el 35,4% de las personas son pobres, indica que prácticamente 3 millones de personas cayeron en esta situación, en calidad de nuevos pobres. Evidentemente, tenés una clase media baja que empezó a reducir gastos en servicios, en consumo de bienes, que cambió el colegio privado por el público, que hace años que no va al cine, que no se divierte, que ha reducido en todo lo que ha podido en consumo de bienes y servicios. Evidentemente, hay una parte importante ahí. Pero más abajo, hay una parte más peligrosa aún: de esos 3 millones de nuevos pobres, 1 millón cayeron en la línea de indigencia: no tienen para comer. En el mejor de los casos, se estarían malnutriendo, en el peor desnutriendo. ¿Qué señala eso? Que el proceso de implosión social que se dio en el último es tan fuerte y tan grande, pero también que no hubo una construcción de redes de contención en términos de políticas públicas para que aquellos que caen la pobreza, no caigan en la indigencia. Acá lo que creció exponencialmente fue la indigencia en términos proporcionales junto con la pobreza, lo que señala que vos te podés caer en la pobreza y pasar en tobogán a la indigencia rápidamente.