Excombatientes de Malvinas reclaman que la Corte Suprema se pronuncie sobre las torturas en Malvinas

Los integrantes del máximo tribunal deben resolver si los hechos denunciados hace 15 años atrás cuando se inició la causa deben ser o no investigados como delitos de lesa humanidad.
Los integrantes del máximo tribunal deben resolver si los hechos denunciados hace 15 años atrás cuando se inició la causa deben ser o no investigados como delitos de lesa humanidad.

Excombatientes se movilizarán este martes a la Corte Suprema de Justicia para reclamar que la causa iniciada  hace 15 años por torturas y privación ilegítima de la libertad,  se encuentra parada hace ya un tiempo. Además reclaman que el máximo tribunal se pronuncie sobre la misma, la cual tiene un centenar de exmilitares acusados de presuntas torturas a soldados de su propia tropa durante el conflicto bélico de 1982

"Son 40 años de impunidad. Pedimos a la Corte el pronto despacho de la causa que se encuentra allí por las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en la guerra de Malvinas durante la dictadura militar", señaló a Télam Ernesto Alonso, excombatiente y secretario de Derechos Humanos del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (Cecim) de La Plata, organismo querellante desde el inicio de la causa en 2007.

La causa, contiene más de 170 declaraciones de víctimas y un centenar de militares denunciados, la Corte Suprema de Justicia debe resolver si los hechos denunciados deben ser o no investigados como delitos de lesa humanidad, lo que los convierte en imprescriptibles.

Jerónimo Guerrero Iraola, abogado de la organización de veteranos de guerra, afirmó: "Lo que queremos es que se los caracterice como crímenes de lesa humanidad para que se pueda investigar y habilitar el juzgamiento a los artífices del horror en Malvinas. Parte de los militares denunciados han intentado que se declare la prescripción de la acción penal".

El principal medio de tortura denunciado que aparece en la mayor cantidad de casos, según el letrado, fue el estaqueamiento a soldados a la intemperie por prolongados lapsos, en algunos casos sin abrigo ni zapatos en el gélido clima de las islas.

También fueron denunciadas torturas como el enterramiento de pie hasta el cuello en pozos que las mismas víctimas debían cavar, la obligación de sumergirse en agua helada completamente desnudos, golpizas, picanas y la deliberada falta de provisión de elementos de subsistencia.

Fuente: Telam