Estados Unidos enfrenta su inflación más alta en 40 años

El IPC marcó un récord anual del 7%. El presidente Joe Biden insiste en que está aplicando políticas para controlar los precios.
El IPC marcó un récord anual del 7%. El presidente Joe Biden insiste en que está aplicando políticas para controlar los precios.

El año 2021 marcó una inflación interanual del 7% en los Estados Unidos, lo cual significa una importante crisis para los habitantes norteamericanos. Se trata de la subida más alta desde junio de 1982. Ante este panorama, el presidente Joe Biden promete desde hace meses detener esta espiral inflacionaria. Los números señalan que los precios de la energía subieron un 29,3% y los de los alimentos un 6,3%, según el índice CPI (IPC en inglés). Si se excluyen estos sectores volátiles, la inflación subyacente alcanzó 5,5%, su nivel más alto desde febrero de 1991.

El presidente Biden aseguró al conocerse estos datos, que se registran algunos "progresos" en el combate a la inflación, al comparar cifras mensuales. En una declaración, el mandatario destacó los progresos en el reporte, que muestra una reducción significativa en la inflación el último mes, con una caída de los precios de la gasolina y de los alimentos. La inflación solo subió un 0,5% en diciembre.

Leer más: La inflación del 2021 fue del 50,9%

"El informe de hoy demuestra que estamos haciendo progresos", pero "al mismo tiempo, (...) tenemos más trabajo por hacer pues los aumentos de precios todavía son demasiado altos y presionan los presupuestos de las familias", sostuvo. La inflación, aunque se espera que sea transitoria, se volvió el "enemigo público número uno".

Solo el petróleo subió un 50%. Analistas consultados por Reuters consideran que los precios del crudo podrían seguir aumentando hasta los 125 dólares por barril este año y 150 dólares en 2023, aunque un recorte de la oferta por parte de la OPEP podría contenerlo en los 100 dólares por barril, un precio que, en cualquier caso, no se alcanzaba desde 2014.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, que tuvo su audiencia de confirmación en el Senado el martes para un segundo mandato al frente del banco central estadounidense, prometió actuar si la inflación récord persiste en el segundo semestre del año. El organismo está dispuesto a aumentar sus tasas más de lo esperado. Si el empuje inflacionario continúa más allá de la mitad del 2022, "reaccionaremos en consecuencia", aseguró Powell. "La vuelta a la normalidad llevará tiempo", advirtió sin embargo.

Con información de Reuters / DW / AFP