España: fracasó intento de conformación de gobierno

El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez (PSOE) no logró ser investido como primer mandatario de España en la votación del segundo debate de investidura en el Congreso de los Diputados. El motivo fue el desacuerdo con Unidas Podemos, el "socio preferente" del PSOE para conformar un gobierno de coalición. Así las cosas, Sánchez seguirá siendo el presidente en funciones al menos hasta septiembre y, de no acordar entonces, los españoles deberán volver a votar diputados que conformen un nuevo gobierno. Algo que, según Juan Carlos Monedero, no sucederá: "En septiembre tendremos gobierno de coalición", dijo en sus redes sociales uno de los fundadores de Podemos.

Sánchez logró el voto positivo de 123 diputados del PSOE y el del único diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PRC). En contra, recibió 155: los de PP, Ciudadanos, Vox, Junts per Catalunya, Coalición Canaria y Navarra Suma. Por otro lado, tuvo 67 abstenciones de Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu y Compromís.

La pelea principal entre Unidas Podemos y el PSOE fue por los ministerios otorgados a la formación de Pablo Iglesias, que para ese partido fueron insuficientes: "Si el problema no es el programa, ¿cuál es el problema? Lo dijo en la tribuna el señor Iglesias: los ministerios", dijo Sánchez. "Pronto advertí que el programa era una cuestión muy secundaria para usted, señor Iglesias", añadió. "No conozco ningún precedente de alguien que se sienta humillado ante la oferta de una vicepresidencia del Gobierno o un ministerio", agregó. "No hay humillación, hay una oferta de una vicepresidencia social y de distintos ministerios de hondo alcance social", dijo, tajante, contra Unidas Podemos.

"No se puede poner la Hacienda pública, el dinero de los españoles, en manos de alguien que jamás ha gestionado un Presupuesto", dijo a Iglesias. "Sigue sin querer entender que hace falta un Gobierno. Un Gobierno. Un Gobierno coherente y cohesionado. No dos Gobiernos en un Gobierno", dijo, ante los aplausos de la bancada del PSOE.

"Si para ser presidente del Gobierno tengo que renunciar a mis principios, formar un Gobierno a sabiendas de que no será útil a mi país, entonces usted está en lo cierto. Yo no seré presidente ahora. Si me obliga a elegir entre la presidencia del Gobierno de España que no serviría a España y mis convicciones, yo no tengo ninguna duda. Elijo mis convicciones", finalizó.

Por su parte, Iglesias ofreció: "Renunciamos al Ministerio de Trabajo si ustedes nos ceden las competencias para dirigir las políticas activas de empleo", dijo. "Es muy difícil negociar en 48 horas lo que no se ha querido negociar en 80 días" aseveró desde la tribuna. Iglesias pidió a Sánchez que reflexione sobre si "en las últimas semanas se ha referido a con el respeto que debería tener hacia un socio de Gobierno". "Lo único que pedimos son competencias, no sillones", dijo. "Aceptamos un veto personal aunque no tenga precedentes" o renunciar a los ministerios de Estado. "Todavía estamos a tiempo de salvar esta sesión de investidura", rogó.

Por otro lado, los partidos de derecha, el PP y Ciudadanos, criticaron toda la sesión de investidura.