En un tenso clima, aprobaron la creación de UniCABA

La creación de la Universidad de la Ciudad (UniCABA) fue aprobada hoy en la Legislatura porteña, sólo con los votos del bloque oficialista. Mientras tanto, alrededor del recinto, manifestantes de comunidades educativas, organizaciones sociales y partidos de izquierda fueron gaseados por la Policía de la Ciudad. La propuesta del Ministerio de Educación obtuvo 34 votos positivos de la bancada de Vamos Juntos contra 26 negativos, tras un debate de más de cinco horas durante el cual docentes y alumnos de los 29 terciarios de la capital permanecieron en los alrededores del edificio tras un vallado de seguridad. Alrededor de mediodía, luego de que un grupo de manifestantes lograra tirar parte del perímetro, efectivos de la Policía de la Ciudad comenzaron a tirar gases lacrimógenos, hecho que provocó que varios legisladores salieron del recinto.

Myriam Bregman, legisladora del Frente de Izquierda narró a C5N desde la puerta de la Legisltatura: “Estábamos en la sesión cuando nos dicen que había comenzado la represión. Salimos para hablar con el responsable del operativo pero nos tiraron gases a nosotros. Nos dijo que no le importaba, que él estaba haciendo su trabajo”. En concreto, la norma da origen a la UniCABA dentro de la órbita estatal de la Ciudad y la define como “un centro de altos estudios orientado a la promoción del conocimiento desde la enseñanza, la investigación y la extensión universitaria” así como la encargada de un “diseño de planes de estudio de carreras de pregrado, grado y postgrado”. En su redacción original, planteaba que la UniCaba absorbiera a 29 profesorados de la Ciudad pero tras las críticas el texto fue reformulado para plantear una “coexistencia” entre los terciarios y la universidad. Sin embargo, el proyecto final no fue consultado con el grueso de la comunidad educativa.

El presidente de la Comisión de Educación y diputado de Vamos Juntos Maximiliano Ferraro afirmó que la iniciativa busca “contribuir a la mejora de una política central como es la de la formación docente”. Por otro lado, ras la aprobación de la ley, Patricia Simeone, rectora del Instituto Superior del Profesorado Joaquín V. González, afirmó que “no cabe dudas que éste es un proyecto infundado que lo único que busca es destruir a los 29 institutos por ser cuestionadores y por ser espacios democráticos”.